Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas corteja a los Verdes para lograr la investidura de Von der Leyen

La candidata a presidir la Comisión Europea dispone de poco más de una semana para amasar una mayoría de eurodiputados

Von der Leyen
La candidata a presidir la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Getty Images

Ursula von der Leyen ha visitado este jueves por primera vez la Comisión Europea como candidata designada por el Consejo para presidir el organismo. La actual ministra alemana de Defensa se ha reunido con el presidente saliente, Jean-Claude Juncker, quien le garantizó “una transición fluida si es elegida por el Parlamento Europeo”, según indicó un portavoz oficial. Von der Leyen dispone de poco más de una semana, hasta el pleno parlamentario que arranca el 15 de julio, para amasar una mayoría de eurodiputados suficientes para la investidura.

La candidata cuenta ya con el respaldo del grupo Popular (182 escaños) y espera sumar a los liberales de Renovar Europa (pero necesita llegar a la mayoría absoluta de 376). El grupo Socialista (154), en cambio, se encuentra muy dividido y alguna delegación, como la alemana, ya ha indicado su intención de votar en contra. La posición de los Verdes (74 escaños) puede resultar clave para blindar la aprobación y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, aprovechó su intervención este jueves en el pleno de Estrasburgo para iniciar el cortejo a la formación ecologista.

“Haré un llamamiento a todos mis colegas para involucrar a los Verdes en los nombramientos”, señaló Tusk. Y aseguró que este mismo jueves se reuniría con Von der Leyen y le pasaría la misma petición porque “en muchos países, el verde simboliza esperanza y libertad y tengo mucha fe en este símbolo”. La estrategia del Consejo apunta al nombramiento de algún comisario europeo perteneciente a los Verdes, lo que podría animar a ese grupo a respaldar a la candidata alemana.

Pero los Verdes, de momento, no se mostraron muy entusiastas. “Tras ignorarnos durante semanas, ahora empieza Tusk diciendo que los Verdes somos taaaann [sic] importantes. La bancada verde muerta de la risa”, tuiteó casi de inmediato el eurodiputado del grupo ecologista Ernest Urtasun.

Fuentes parlamentarias indican que “hace falta contar al menos con el respaldo potencial de 400 escaños para llegar con tranquilidad a la investidura, porque el voto de los grupos puede dispersarse”. Las mismas fuentes recuerdan que el conservador Jean-Claude Juncker solo salió elegido en 2014 con un escaso margen de escaños a pesar de contar con el beneplácito inicial del Partido Popular Europeo, de la mayor parte de Socialistas y Demócratas (aunque los españoles votaron en contra) y de los Liberales.

En el caso de Von der Leyen, la votación puede ser más delicada aún porque su selección por parte del Consejo ha supuesto el rechazo de los candidatos oficiales de los partidos políticos. La decisión de los Gobiernos (solo Alemania se abstuvo) ha indignado a los principales grupos, incluido el Popular, que acusaron en el pleno del jueves a Tusk de haber despreciado la voluntad popular de los europeos y de haber infringido los valores democráticos de la UE.

“Europa, además de parecer democrática, debe serlo”, señaló el eurodiputado Esteban González Pons en representación de un grupo Popular cuyo candidato a la presidencia, Manfred Weber, fue el primero en ser rechazado por el Consejo. “Han vetado al candidato al que votaron más de 40 millones de europeos”, lamentó Pons durante una contundente intervención. A pesar de todo, González Pons indicó que su grupo respaldará a la candidata conservadora propuesta por el Consejo. El PPE mantendría así la presidencia de la Comisión por cuarto mandato consecutivo de 2004.

"No es muy coherente esa posición", criticó la eurodiputada Iratxe García, líder del grupo socialista europeo (S&D). García también lamentó que el Consejo descartase al candidato de su grupo, el holandés Frans Timmermans, "por defender los valores del Estado de Derecho y de la Unión".

La defenestración de Timmermans fue liderada por los populares pero solo se logró gracias a los países de Visegrado (Polonia, Hungría, Rumanía y Eslovaquia) e Italia, cuyos Gobiernos, sobre todo el húngaro y el polaco, detestan al holandés por haber sido el encargado de los expedientes por presunta vulneración de los valores fundamentales de la UE.

Von der Leyen se expone ahora a una investidura en el Parlamento que salga adelante gracias también a los votos del grupo ECR, liderado por el partido de Kaczynski, o a los votos ultras alojados en el grupo de Le Pen y Salvini, partidarios de acabar con el llamado proceso del Spitzenkandidat (candidatos designados por los partidos). En el grupo mixto también puede captar votos, como los italianos de 5 Estrellas.

La candidata intentará por todos los medios no depender de los extremos y este miércoles ya inició en Estrasburgo su colecta de apoyos. Entre las ofertas disponibles para atraer a los eurodiputados a izquierda y derecha del centro figura en primer lugar la promesa de reforzar en el futuro del Spitzenkandidat para que los Gobiernos no puedan esquivarlo.

El plan incluye la posible aceptación de las llamadas listas transnacionales (con candidatos a los que se pueda votar en todos los países y no solo en su Estado de origen). La propuesta de esas listas fue defendida en la pasada legislatura con ahínco por los socialistas y por los liberales, entre otros grupos, pero cayó por el rechazo del PPE. Ahora podría abrirse paso.

"La ordenación del sistema del Spitzenkandidat es necesaria porque los sistemas bastardos como el que hay ahora no funcionan", admite una fuente diplomática. El cambio reduciría el margen de maniobra del Consejo pero haría más previsible y creíble el sistema de elección. Bruselas confía en que la mejora contribuya, además, a consolidar el aumento de la participación registrado por primera vez en 40 años en las elecciones europeas de mayo de este año.

Otra baza de Von der Leyen apunta al fortalecimiento de la respuesta a la crisis climática, un capítulo que ha ido ganando fuerza bajo la presidencia de Juncker, con el español Miguel Arias Cañete como comisario de Energía, y que en la próxima legislatura está llamado a ser una de las áreas esenciales.

Reproche de Tusk a Sánchez y Costa por el equilibrio geográfico

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha defendido este jueves en el Parlamento Europeo en Estrasburgo los cuatro nombramientos aprobados el martes en la cumbre de Bruselas. Tusk se ha mostrado "feliz y orgulloso por haber logrado un equilibrio de género perfecto", con Ursula von der Leyen como candidata a presidir la Comisión Europea, Christine Lagarde, presidenta del BCE, Charles Michel, presidente del Conejo, y Josep Borrell, Alto Representante para política exterior.

El polaco, en cambio, ha tenido que soportar duros reproches por la falta de equilibrio geográfico en la batería de nombramientos que ha dejado completamente fuera los países de Europa central y del Este que ingresaron en el club a partir de 2004. "Por supuesto, hay margen de mejoría en cuanto a los representantes del Este", ha admitido Tusk. Pero ha añadido que "algunos primeros ministros de la familia socialista se comprometieron con el equilibrio geográfico en este Parlamento". El golpe apunta claramente al presidente del Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez, y al portugués, António Costa, que lideraron en nombre de los socialistas las negociaciones de los nombramientos. El paquete pactado el martes incluía la presidencia del Parlamento para un socialista de Europa del Este, en concreto, para el búlgaro Sergei Stanishev. Pero el grupo Socialista en el Parlamento ignoró el intento de injerencia del Parlamento y ni siquiera presentó la candidatura de Stanishev. Se optó por el italiano Davis Sassoli, que salió elegido el miércoles presidente de la institución.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información