Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un sindicato médico opositor eleva a 100 la cifra de muertos por la represión en Sudán

El consejo militar que gobierna Sudán desde el derrocamiento del dictador Al Bashir ofrece a la oposición reanudar el diálogo que había dado por concluido un día antes

Manifestantes hacen la señala de la victoria junto a una barricada, el martes en Jartum.
Manifestantes hacen la señala de la victoria junto a una barricada, el martes en Jartum. REUTERS

El Comité Central de Médicos de Sudán, un sindicato opositor, ha elevado este miércoles a cien —40 de ellos extraídos del Nilo— el número de muertos por el asalto del Ejército contra la acampada opositora de Jartum del pasado lunes y la represión posterior. En su página de Facebook, el Comité ha señalado que los 40 cadáveres sacados del Nilo fueron llevados a un lugar desconocido en furgonetas por las paramilitares Fuerzas de Apoyo Rápido, antes conocidas como janjaweed. Un exmiembro de las fuerzas de seguridad citado por una periodista del Canal 4 de Sudán, Yousra Elbagir, ha asegurado que algunos de los cuerpos lanzados al río habían sido golpeados o tiroteados hasta la muerte, y otros asesinados a machetazos. "Fue una masacre", ha resumido.

No hay una cifra oficial de fallecidos. Este miércoles, el Consejo Militar de Transición que gobierna el país ha anunciado la puesta en marcha de una investigación "independiente" de lo sucedido. "Será urgente y transparente, con resultados rápidos", ha precisado su número dos, el general Mohamed Hamdan Dagalo, más conocido como Hemedti. "Cualquier persona que haya cruzado la línea tiene que ser castigada".

Este lunes, los militares asaltaron la acampada que los opositores mantenían en Jartum desde hacía dos meses y atraía a diario a miles de personas para pedir el control civil de la transición democrática. Un día más tarde, el Consejo anunció la convocatoria de elecciones en nueve meses y la ruptura de los acuerdos que había alcanzado con los manifestantes que forzaron el pasado 11 de abril la caída del dictador Omar al Bashir tras tres décadas en el poder. Entre esos pactos figuraba crear un Consejo Soberano de Transición que rigiese el país durante tres años hasta la celebración de elecciones y sobre cuya composición no se ponían de acuerdo manifestantes y militares. Este miércoles, el consejo castrense ha ofrecido una reanudación incondicional de las conversaciones. La oposición ya la ha rechazado.

"Extendemos nuestra mano para unas negociaciones sin más grilletes que los intereses de la patria", ha declarado en la televisión estatal el presidente del Consejo Militar Transitorio de Sudán, Abdelfatá Burhan. Madani Abbas Madani, líder de la alianza de manifestantes y grupos de la oposición Fuerzas de la Declaración de Libertad y Cambio, ha rechazado la propuesta en declaraciones a la agencia Reuters: "Hoy el Consejo nos invita al diálogo y al mismo tiempo impone el miedo a los ciudadanos en las calles". Madani ha agregado que el llamamiento al diálogo de los militares se ha producido antes de arrestar a un miembro de la alianza opositora, Yasir Arman, vicepresidente del Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán-Norte (SPLM-N).

Antes de informar de los 40 cadáveres extraídos del Nilo, el Comité Central de Médicos había dado a conocer este miércoles otros 15 muertos. Algunos estaban ya heridos, otros perecieron en nuevos tiroteos en Jartum y otras localidades de su área metropolitana.

Hay además 326 hospitalizados desde que el Ejército, que ostenta el poder desde el derrocamiento de Al Bashir, irrumpió a tiros en la acampada opositora y la arrasó por completo por los militares, según denunció la oposición. Después, los militares cortaron tanto Internet como las emisiones de todas las cadenas de radio de la capital.

Los manifestantes han colocado barricadas en las principales avenidas de Jartum y las fuerzas de seguridad han tratado de desmontarlas en algunos puntos. Varias fuerzas de la oposición se oponen a la celebración de elecciones sin acometer antes reformas para desmontar las estructuras del Estado del régimen de Al Bashir y juzgar a los responsables de su Gobierno.

La junta castrense ha recibido fuertes presiones internas de la sociedad civil y partidos de oposición y externas (Unión Europea, Estados Unidos y la Unión Africana) para que ceda el poder, pero al mismo tiempo ha sabido labrarse los apoyos de países clave del mundo árabe, como Egipto, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, que le han expresado su apoyo. También han expresado su respaldo a la junta militar movimientos islamistas después de que anunciara su intención de mantener la sharía o ley islámica como fuente del derecho en la futura Constitución.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información