Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lavadora de fondos en España de un exviceministro chavista: un laberinto de 53 millones

Villalobos utilizó un complejo sistema de blanqueo para legalizar el botín de la corrupción en Venezuela

El vicepresidente venezolano Nervis Villalobos, en una imagen de archivo.
El vicepresidente venezolano Nervis Villalobos, en una imagen de archivo.

El que fuera viceministro de Energía del Gobierno de Hugo Chávez entre 2004 y 2006, Nervis Villalobos, recurrió a un entramado empresarial internacional con tentáculos en España para lavar 53,4 millones de euros de la corrupción en Venezuela, según un informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional al que ha tenido acceso EL PAÍS. El exjerarca chavista fue detenido en 2017 en Madrid. El Gobierno español aprobó el año pasado su extradición a la Justicia norteamericana.

Villalobos fichó para legalizar su botín al experto portugués en blanqueo Hugo Ramalho Gois. El tinglado de lavado contempló cuentas bancarias en la República Checa y empresas en Edimburgo, Chipre e Irlanda del Norte. Sociedades como Ekkotrade Solutions, que movieron compulsivamente los fondos del exjerarca chavista bajo la excusa de supuestas inversiones, según los investigadores.

Las transferencias se usaron para convertir el dinero B en millones legales. Y el laberíntico esquema de blanqueo incluyó conexiones con Panamá, Suiza, islas Caimán y Liecheinstein.

La primera operación bajo sospecha se fraguó en agosto de 2016. El exviceministro participó entonces en una misteriosa transacción que le permitió recuperar una inversión en Malta en una Sociedad de Inversión de Capital Variable (SICAV), un instrumento al que recurren las grandes fortunas para pagar menos impuestos. La operación reportó a Villalobos 5,4 millones de euros y 1500 acciones de la sociedad Columbus One Properties, una firma con sede en Madrid que adquirió 100 propiedades en la exclusiva urbanización Sierra Blanca de Marbella, según el citado informe, de 121 páginas.

El cerco judicial del hombre que controló PDVSA

Nervis Villalobos, exviceministro de Energía del Gobierno del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez (1999-2013), se encuentra en el epicentro de un cerco judicial. El exjerarca está siendo investigado en España en el Juzgado de Instrucción número 41 de Madrid por blanqueo de capitales. Y en el Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional por el supuesto cobro de comisiones ilegales de la empresa española Duro Felguera. La causa rastrea las supuestas irregularidades en la construcción de una central de ciclo combinado en Venezuela.

Villalobos también aparece en unas pesquisas de un tribunal del distrito sur de Texas (EE. UU.), donde se investiga una conspiración “al más alto nivel” en 2011 para saquear Petróleos de Venezuela (PDVSA). El exviceministro se encuentra presuntamente implicado junto a una veintena de funcionarios.

En Portugal se sitúa el siguiente frente judicial. El exjerarca está siendo investigado en este país por unos presuntos sobornos cobrados en la filial de Dubai del Banco Espíritu Santo.

Y un tribunal de Andorra indaga si el exviceministro cobró 55,6 millones a cambio de ejercer su influencia sobre los dirigentes de PDVSA. También se rastrea en este pequeño principado si el exjerarca participó en una trama que se lucró con el sistema de cambio de divisas.

Como una decena de exmandatarios y funcionarios del Gobierno de Hugo Chávez, Villalobos recurrió a la Banca Privada d’Andorra (BPA) para blanquear su botín.

Además, el exjerarca chavista consiguió legalizar a través de Ramalho Gois, su presunto blanqueador, 27 millones de euros a través de supuestas inversiones en valores. El dinero se movió –según los investigadores- por una constelación de empresas  del denominado grupo Swissinvest. Un conglomerado donde figuran el argentino Luis Fernando Vuteff, el suizo Ralph Steinmann y el venezolano José Vicente Amparán. La Udef conecta a los tres con Villalobos.

La policía ha solicitado la detención de estos dos últimos. Amparán y Gois están siendo investigados por un tribunal de Miami (Florida) por una presunta conspiración en blanqueo de capitales.

Villalobos también blanqueó 21 millones de euros en 2016 mediante una alambicada operación que arrancó con la supuesta venta a Gois de 50.000 acciones de la sociedad de Belice Argos International. Los investigadores sostienen que la finalidad de esta transacción fue devolver el dinero a su propietario inicial, el exjerarca chavista.

“Esta complejidad se traduce en que el dinero que se desvincula de su origen vuelve a Villalobos a través de un complejo sistema de transacciones bancarias injustificadas, la utilización de sociedades domiciliadas en territorios off shore y acuerdos entre firmas interpuestas, todo ello con la participación de un ciudadano portugués (Gois) con antecedentes”, recoge la Udef en su informe.

Y es que los investigadores presentan a Gois como un mago de las sociedades. Sostienen que ha sido investigado en España y Portugal por blanqueo, pertenencia a organización criminal y delitos contra la Hacienda Pública. Añaden que ha centrado pesquisas también por lavado de capitales en Reino Unido, Chipre, Dinamarca y Letonia. Y que está en libertad bajo fianza y tiene prohibida su salida de la Unión Europea, según la policía española que cita en su informe como fuente a Europol.

Solo tres sociedades de Gois en Chipre, Edimburgo e Irlanda del Norte movieron entre 2015 y 2017 un total de 81 millones de euros. Las firmas se nutrieron de transferencias de Suiza, Reino Unido y Estados Unidos, según los investigadores, que salpican su informe con referencias a la “complejidad” del mecanismo de lavado.

La policía destaca que Villalobos y sus socios adquirieron en España 113 propiedades y solicita al juzgado el embargo de 71 pisos y 42 plazas de garaje. Destaca las viviendas adquiridas por Vuteff -dos pisos de lujo en las madrileñas calles Goya y Ramón de la Cruz- y tres viviendas del exjerarca chavista en José Abascal y Ortega y Gasset, dos de las vías más caras de la capital.

En el registro de una de las casas de Villalobos en Madrid los agentes encontraron dos folios manuscritos en los que su autor, todavía desconocido, critica el préstamo de 7.2 millones de bolivares que PDVSA otorgó a la empresa Rantor Capital CA, una compañía venezolana. " ¿Por qué PDVSA hace este contrato con una empresa de maletín y no con la banca pública o privada? ¿ Por qué no hace una subasta trasparente?" El redactor del documento describe al director de esta compañia, un español, "sin ninguna experiencia empresarial conocida" y afirma que es "un testaferro o presta nombres".

La investigación que se sigue en EE UU contra Villalobos indaga en esta operación y para los agentes españoles el hallazgo de estos documentos demuestra que el exjerarca chavista estaba al tanto de la misma.

investigacion@elpais.es

FE DE ERRORES

José Vicente Amparán, Hugo Gois y Carmelo Urdaneta han sido investigados por un tribunal de Miami (Florida) y no de Texas, como recogía una primera versión de este artículo.

La fuga del exabogado

J. M. I. / J. G.

El exabogado del Ministerio de Petróleo de Venezuela Carmelo Urdaneta Aquí, de 45 años, defendía en 2016 con vehemencia su inocencia ante dos redactores de EL PAÍS. Durante una charla en el madrileño hotel Villamagna, el letrado se presentó como una víctima del millonario saqueo de la principal empresa de su país, Petróleos de Venezuela (PDVSA), y negó haberse beneficiado de su antigua compañía.

Urdaneta se ha convertido tres años después en un fugitivo. Huyó precipitadamente de España en 2018 tras conocer que estaba siendo investigado por un tribunal de Miami (Florida) por un fraude millonario relacionado con el intercambio de divisas. La policía española sospecha que el letrado voló a Turquía tras percatarse de las pesquisas. Hoy se encuentra en Venezuela, según afirman los investigadores en sus informes oficiales.

Los agentes de la UDEF han destapado que Hugo Ramalho Gois, el portugués que presuntamente blanqueó el botín del exviceministro Nervis Villalobos, también transfirió fondos a una cuenta en España de Urdaneta.

Urdaneta adquirió en junio de 2017 por 510.000 euros una vivienda en la calle Bocángel de Madrid. Abonó durante el acto de escritura un total de 433.000 euros mediante tres cheques. Dos de estos talones estaban vinculados a una cuenta española que había recibido once meses antes una transferencia de 150.000 euros de Ekkotrade Solutions, una firma domiciliada en Edimburgo controlada por Gois.

Un año después, en julio de 2018, Estados Unidos hizo público un escrito de acusación sobre una organización a cuyos miembros se acusa de “conspiración para cometer blanqueo de capitales”. Entre los principales acusados figuras Carmelo Urdaneta. Un colaborador infiltrado en el grupo de venezolanos grabó durante varios años y acopió documentos comprometedores contra los blanqueadores.

El fraude se aprovechaba del sistema de cambio de divisas en Venezuela. En 2014 una persona podía convertir 10 millones de dólares por 600 millones de bolívares mediante la tasa de cambio real. Pero si esa misma persona tenía acceso a la tasa fijada por el Gobierno podía convertir esos 600 millones en 100 millones de dólares. “Esta fórmula ha favorecido un fraude desbocado y un aumento de la corrupción en el sistema de cambio dirigido por el Gobierno”, señala un informe policial. La Fiscalía de EE UU estima en 20.000 millones anuales el dinero defraudado mediante esta vía. Los investigados utilizaron préstamos de PDVSA para obtener millonarias mordidas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información