Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El enviado de la ONU para el Sáhara dimite por motivos de salud

El Frente Polisario asume como un serio contratiempo la retirada del alemán Horst Köhler, que había conseguido sentar en la misma mesa a las partes en conflicto

El enviado de la ONU para el Sáhara, Horst Köhler, el pasado marzo en Ginebra. Ampliar foto
El enviado de la ONU para el Sáhara, Horst Köhler, el pasado marzo en Ginebra.

El enviado de la ONU para el Sáhara Occidental, el expresidente alemán Horst Köhler, presentó el miércoles su dimisión por motivos de salud ante el secretario general de Naciones Unidas, el portugués Antonio Guterres. La noticia ha sentado como un jarro de agua fría entre los representantes del Frente Polisario, quienes han ensalzado el esfuerzo de Köhler por superar un conflicto estancado desde que en 1991 se firmó el alto el fuego entre Marruecos y el Frente Polisario.

Köhler organizó dos mesas redondas en Ginebra, en diciembre de 2018 y el pasado marzo, en las que consiguió reunir a delegaciones de Marruecos, el Frente Polisario, Argelia y Mauritania. Tras la primera ronda, Köhler declaró: “Después de las discusiones ha quedado claro para mí que ninguna de las partes gana con el statu quo”. No obstante, en ninguna de las dos reuniones se alcanzó ningún acuerdo, ya que no se iniciaron las negociaciones. Fueron solo dos tomas de contactos con el compromiso de que hubiese una tercera. Y, sin embargo, la delegación saharaui atisbó que había una posible salida al conflicto.

Jatri Aduh, presidente del Parlamento saharaui, indicó a este diario por teléfono: “Köhler nos comunicó hace tres días que no puede seguir en su puesto debido a su estado de salud. Nosotros lo lamentamos porque ha demostrado ser responsable y serio en la búsqueda de una solución justa. Relanzó el proceso de negociaciones paralizado desde 2012. Ha ido a la Unión Europea, a la Unión Africana, ha tomado contactos permanentes con miembros del Consejo de Seguridad… Ha creado expectativas y ha efectuado pasos concretos a través de las dos mesas redondas. En la última de ellas trató de ir al contenido del tema, que es la cuestión de la autodeterminación".

El Frente Polisario difundió un mensaje en el que urge a Antonio Guterres para que elija lo antes posible un sustituto de la misma “altura, resolución y fuertes convicciones” de Köhler. Por su parte, el ministerio de Exteriores de Marruecos también lamentó la dimisión a través de un comunicado y elogió la “constancia, disposición y profesionalidad” con la que el enviado ha desempeñado sus funciones.

El representante del Frente Polisario ante la ONU, Sidi Omar, auguró por teléfono que la elección del nuevo enviado apenas llevará algunas semanas. “La decisión solo depende del secretario general de la ONU. Pero yo creo que no va a demorarse mucho. El Consejo de Seguridad tiene mucho interés en que se avance en este proceso. Y en octubre el Consejo tiene que pronunciarse sobre la renovación de la Minurso (Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental). Para esa fecha el nuevo enviado deberá presentar su informe”.

En la última mesa redonda celebrada en Ginebra en marzo no se fijó una fecha para un tercer encuentro, aunque todas las partes se mostraron disponibles. Sidi Omar señala que Köhler prefería entablar conversaciones bilaterales con las cuatro delegaciones antes de juntarlas de nuevo: “Nosotros compartíamos el mismo objetivo. Ir a Ginebra solo para reunirse no tenía ningún sentido. Hay que ir para negociar. Para los marroquíes, el statu quo es lo mejor, para nosotros, no”.

Sidi Omar también resalta la figura de Köhler: “Quería hacer algo y lo ha hecho. Quería implicar a todas las partes interesadas en este conflicto, como la Unión Africana y la Unión Europea. Y se reunió con todas. Nos ha dado esperanzas a los saharauis de que el proceso avanza”.

Mientras el Frente Polisario defiende la autodeterminación e independencia del Sáhara Occidental, Marruecos solo está dispuesto a otorgar una posible autonomía o autogobierno dentro del reino marroquí. Es lo que Marruecos suele denominar una solución "realista y pragmática".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información