Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La junta militar y la oposición acuerdan una transición de tres años en Sudán

El Parlamento estará integrado en sus dos terceras partes por miembros del movimiento ciudadano que forzó la caída de Al Bashir

Una protesta en Jartum este martes.
Una protesta en Jartum este martes. AFP

Tras un mes de intensas negociaciones, militares y manifestantes han llegado a un acuerdo en Sudán para un periodo de transición de tres años antes de traspasar el poder a un Gobierno salido de las urnas. Así lo anunció este miércoles a los periodistas el general Yasser Atta, miembro de la junta militar, y lo confirmó Madani Abbas Madani, representante de la Alianza por la Libertad y el Cambio (ALC), movimiento ciudadano que ha liderado las negociaciones. Sin embargo, ambas partes aún discuten la composición del consejo de transición que gobernará el país esos tres años, uno de los principales escollos del proceso.

Sudán se ha levantado este miércoles con la noticia de que los militares que tomaron el poder después de derrocar a Omar al Bashir el pasado 11 de abril y los manifestantes que forzaron su caída tras cuatro meses de protestas han llegado a un acuerdo. La junta castrense pedía un periodo de transición más prolongado, de cuatro años, y la ALC exigía solo dos. Al final se llegó a un consenso de tres. El general Atta también informó de que los primeros seis meses los principales esfuerzos se centrarán en tratar de alcanzar acuerdos con los grupos rebeldes que operan en el oeste y sur del país.

Otro de los puntos en los que ha habido sintonía es en la composición del futuro Parlamento, que estará formado por 300 miembros, de los que dos terceras partes serán representantes de la propia ALC y el 33% restante miembros de partidos políticos no adscritos a este movimiento. Sin embargo, se mantiene la incógnita respecto al punto más polémico, el reparto de asientos en el consejo soberano de transición que gobernará al país estos tres años. Los manifestantes piden que sea mayoritariamente civil mientras que los generales exigen mantener el control de este órgano ocupando los puestos clave.

El general Atta tampoco informó respecto al otro obstáculo surgido durante las negociaciones. Los militares habían puesto como línea roja seguir aplicando la sharía o ley islámica como fuente principal del Derecho, tal y como sucedía durante los años de dictadura de Al Bashir, mientras que los manifestantes abogaban por una jurisdicción de inspiración laica. Pese a esta discrepancia, Atta aseguró este miércoles que el acuerdo “para responder a las aspiraciones del pueblo” sería total en un plazo de 24 horas, informa France Press.

Los graves incidentes del pasado lunes por la noche, en los que murieron seis personas, cinco civiles y un militar, cuando un grupo de hombres armados disparó contra los manifestantes, introdujeron un nuevo elemento de tensión en las discusiones, pero no las interrumpieron. La junta castrense atribuyó los hechos a “elementos que pretenden descarrilar el proceso político” mientras que la ALC señaló a una unidad militar pro Al Bashir como autora de los hechos, apelando a los uniformados a velar por la seguridad de las miles de personas que siguen acampadas en los alrededores del Estado Mayor de la Defensa. Finalmente, ambas partes acordaron crear una comisión de investigación y llevar ante la Justicia a los responsables.

Este miércoles el Comité Central de Médicos, un sindicato opositor, denunció que un nuevo asalto contra la concentración permanente de manifestantes en Jartum dejó siete personas heridas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información