Los Gobiernos de la UE vetan la lista negra del dinero sucio que incluía a Arabia Saudí

Los Estados pedirán a la Comisión que rehaga el documento tras recibir cartas de protesta de Arabia Saudí, Panamá y territorios vinculados con EE UU, que salen en la relación

La comisaria europea Vera Jourová.
La comisaria europea Vera Jourová.ROBERT GHEMENT (EFE)

La unanimidad es uno de los resultados más improbables en los debates en la UE. Pero los Gobiernos llegaron a un rápido consenso para bloquear la primera lista negra comunitaria de países cuya legislación favorece el blanqueo de capitales y la financiación de grupos terroristas. Los Gobiernos justificaron el rechazo en la falta de “transparencia y credibilidad” del proceso seguido por la Comisión Europea. Esta considera que 23 países, entre ellos Arabia Saudí y cuatro territorios estadounidenses, son jurisdicciones de “alto riesgo”.

Bruselas busca fórmulas para sellar las rendijas del sistema financiero europeo por las que sigue colándose el dinero sucio. Y no es poco: 110.000 millones de euros al año, el equivalente al 1% del producto interior bruto de la UE, según un informe del Parlamento Europeo. A golpe de escándalos como los del banco danés Danske Bank o el holandés ING, la Comisión Europea ha ido acelerando las medidas para taponar la circulación del capital procedente de actividades ilícitas o sospechosas.

Más información
La UE incluye a Arabia Saudí y Panamá en la lista de países con riesgo de blanqueo y financiación del terrorismo
El Parlamento Europeo pide un embargo de armas a Arabia Saudí por el asesinato de Khashoggi

La última iniciativa del Ejecutivo de Jean-Claude Juncker, presentada hace apenas dos semanas, se dio de bruces con un veto tajante de los países miembros. Por primera vez, Bruselas había elaborado una lista negra de 23 jurisdicciones de “alto riesgo” por tener una legislación con “deficiencias” en sus mecanismos de control del blanqueo de capitales y la financiación de grupos terroristas. Entre ellas estaban Arabia Saudí, cuatro territorios de Estados Unidos —Puerto Rico, Guam, Samoa Americana y las Islas Vírgenes— o Panamá.

La Comisión presentó el documento a pesar de las reticencias que le habían expresado los grandes países, entre ellos Reino Unido, Francia o España. A pesar de esos avisos, se le antojaba complejo que se pudiera articular una mayoría de bloqueo de 21 países que se opusieran el texto. Finalmente, fueron 27 los Estados que lo rechazaron, según fuentes comunitarias. Solo Bélgica no presentó objeciones porque su Gobierno en funciones no tiene facultades para hacerlo.

El Ejecutivo comunitario se resistía este viernes a admitir todavía el varapalo. Una portavoz sostuvo que el procedimiento para sacar adelante la lista sigue en marcha y defendió que la “metodología” se ha fijado de acuerdo a “criterios claros” y comunicados a los Gobiernos. Fuentes del Ejecutivo comunitario añadieron que todavía deben aguardar una respuesta oficial de los Veintiocho, que podría llegar en la próxima reunión de ministros de Finanzas. Sin embargo, las capitales ya preparan su respuesta. Tras un encuentro de expertos que tuvo lugar en el Consejo, este viernes por la tarde los Gobiernos daban forma a un comunicado que insta a la Comisión a elaborar una nueva lista.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Presiones de Arabia Saudí

En el borrador de ese texto que anoche todavía examinaban las capitales, y al que ha tenido acceso EL PAÍS, los países miembros argumentan que no respaldan la lista porque la Comisión no siguió un “proceso transparente y creíble” que aliente a terceros países a adoptar medidas y a su vez respete su derecho a “ser escuchados”. “Solicitamos una lista que cumpla con nuestros altos estándares y por lo tanto, fortalezca todavía más la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo”, añaden.

Ese argumento no convenció a varios eurodiputados, que también deben validar la lista. Una treintena de parlamentarios liberales y de izquierdas pidieron el jueves a la Comisión Europea que se mantuviera firme frente a las presiones. Se referían, en concreto, a los avisos lanzados desde Arabia Saudí o Estados Unidos.

Tras desplegar una ofensiva diplomática el pasado fin de semana en la cumbre de la UE con la Liga Árabe celebrada en Sharm el-Sheij (Egipto), el rey Salmán de Arabia Saudí remitió una carta a todos los líderes europeos urgiéndoles a reconsiderar la presencia de Riad en el listado, según Reuters.

Pero algunos países, según las mismas fuentes, también temen que si esa lista ve la luz se dañen las relaciones con Estados Unidos, que ya están deterioradas por las diferencias respecto a Irán y por la resaca de una batalla comercial que puede recrudecerse de nuevo. El Tesoro de EE UU, de hecho, ya había advertido de su “preocupación” por el contenido de la lista.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS