Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jurado de El Chapo concluye la primera semana sin veredicto

La decisión final sobre el proceso contra Joaquín Guzmán deberá esperar al próximo lunes

Emma Coronel, esposa de Guzmán, y el abogado Jeffrey Litchman.
Emma Coronel, esposa de Guzmán, y el abogado Jeffrey Litchman. REUTERS

El veredicto en el proceso contra Joaquín El Chapo Guzmán se hace de rogar hasta, al menos, la próxima semana. El jurado volverá a deliberar el lunes. El capo mexicano, que se enfrenta a diez cargos por narcotráfico, no ocultó su satisfacción y se fundió en un fuerte abrazo con sus tres abogados. El impasse permite a El Chapo ganar tiempo ya que se anticipaba una decisión más rápida. "Mirar, mirar", gritaba el letrado Eduardo Balarezo

Para el equipo de la defensa, este desenlace supone ya una especie de triunfo porque con su estrategia logró que el jurado esté tomándose su tiempo para examinar el masivo caso presentado por el Gobierno de los Estados Unidos. Durante las primeras 24 horas que estuvieron deliberando desde el lunes por la tarde no solo no llegaron a ninguna conclusión, además pidieron los testimonios de seis cooperantes estrellas que se subieron al estrado.

El jurado empezó solicitando el recuento completo que hicieron los narcos colombianos Jorge y Alex Cifuentes, suministradores del cartel de Sinaloa. Después pidieron las transcripción de Jesús El Rey Zambada, el primer testigo protegido que declaró, de Vicente Zambada, quien estaba llamado a ser el sucesor en el liderazgo del cartel, y de Dámaso López, quien fue su principal lugar teniente.

Los cinco formaban parte del núcleo duro de la empresa criminal. Este jueves, antes de la pausa, sumaron a la lista parte del testimonio de Juan Carlos Ramírez, alias Chupeta. En concreto quieren la transcripción del relato que hizo el hombre de las mil caras sobre una serie de diez envíos de cocaína que hizo por barco entre 2003 y 2005, con los que movieron 55 toneladas.

Es imposible anticipar qué pasa por la cabeza del jurado a partir de estas peticiones. Pero ese pasaje representó una de las mayores operaciones de envío de cocaína. Chupeta era entonces el líder del cartel del Norte del Valle. Durante el interrogatorio declaró que le impresionó la rapidez con la que El Chapo movía la droga hacia Estados Unidos. La coca llegaba a la costa de Sinaloa antes de subir hacia la frontera.

La fiscalía llamó a declarar a 14 cooperantes que fueron socios de El Chapo en la empresa criminal, sobre un total de 56 testigos. El jurado se enfrenta a la ardua tarea de tener que digerir la masa de evidencias presentadas durante 38 audiencias. Para llegar a una decisión, deben comprobar cada uno de los diez cargos y responder a 53 preguntas que está recogidas en un documento de 16 páginas.

El cargo más importante es el primero, por liderar una empresa criminal. Este incluye a su vez una lista de 27 violaciones. Con llegar a una decisión unánime en tres de ellas es suficiente para declararlo culpable y mandarlo de por vida a prisión. Hay siete cargos sobre narcotráfico, un noveno relacionado con el uso de armas de fuego y el último por blanquear los beneficios de la venta de droga.

Incidente en la sala

S. P.

En medio del suspense sobre el futuro de El Chapo, a primera hora se produjo un momento de tensión en la sala que preside el juez Brian Cogan. Un individuo, identificado como Reny Martínz Rivera, de nacionalidad española, fue retirado de la corte tras tratar de sentarse en la zona reservada a Emma Coronel, mujer del capo de la droga. Dijo ser próximo a la familia del acusado pero después sus abogados dijeron que era falso.

Tras increpar a uno de los agentes de la policía policial que custodia la sala, se comprobó su identidad y la ficha mostraba que estaba ilegalmente en EE UU. Fue arrestado y ahora está bajo la custodia de ICE –la agencia de inmigración- a la espera de ser deportado. Tiene una orden de expulsión pendiente desde abril de 2016. El registro policial recoge varios delitos. Ya fue detendio en diciembre aunque a los dos día se le dejó en libertar.

Ella no se encontraba en la corte. La seguridad es muy estricta en el juicio contra El Chapo. Hay que pasar dos controles, uno al entrar al tribunal y otro antes de la sala. Pero la identidad de los asistentes a las audiencias no se comprueba. El público general, además, tiene acceso libre. Esta semana también tuvieron que ser retirados del banquillo de la defensa dos jóvenes que durante semanas se hicieron pasar por abogados y que se sentaban junto a Coronel.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información