Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Del zapatófono al termómetro de los muertos: la mayor exposición de objetos de espionaje del mundo

El barrio neoyorquino de Chelsea tiene desde principios de mes un museo con 3.500 artefactos usados por el servicio secreto soviético

Objetos que se pueden ver en el KGB Spy Museum.
Objetos que se pueden ver en el KGB Spy Museum.

“Si quieres sentirte como un agente del KBG”, comenta el guía, “ponte esta chaqueta de cuero”. Es negra, muy pesada, y llega casi hasta el suelo. Antes, durante casi una hora, el experto explica al visitante todas las técnicas que usaba la policía secreta de la Unión Soviética para obtener la información y las múltiples variantes que la agencia, actualmente conocida como la FSB, tuvo a lo largo de su historia.

Agne Urbaityte, la encargada de la selección de piezas, asegura que se trata de la mayor colección de artefactos de espionaje que se expone en el mundo. El espacio, llamado KGB Spy Museum, se abrió en el barrio neoyorquino de Chelsea a comienzos de mes, en un bajo que ocupaba una galería de arte moderno. Al entrar, el visitante se encuentra sobre una caja fuerte llena de rublos con un busto de Felix Dzerzhinsky, considerado como el padre de la agencia de inteligencia.

Hay otra más pequeña en mármol blanco del capo Levrentie Beria en un expositor con la réplica del paraguas con el que asesinaron en Londres al disidente búlgaro Geori Markov. “Murió a los tres días porque la bala estaba envenenada”, explica el guía. Hay también un pintalabios de metal plateado que tenía una función parecida. Y muchas cámaras como las de las películas antiguas de James Bond.

Una de las cámaras es tan pequeña que se ocultaba en la hebilla de un cinturón. Y no podían faltar los botones falsos en las chaquetas para cubrir las lentes. Aunque entre los objetos más curiosos destaca un termómetro que los ejecutores del KGB clavaban en el estómago de sus víctimas para comprobar que estaba realmente muerta. “Si no bajaba la temperatura”, afirma el guía, “le disparaban una segunda vez”.

Hay también varias puertas originales de las celdas que el servicio de espionaje tenía en el cuartel general en Kaunas, Lituania. Y una réplica del escudo de madera que se ofreció al embajador estadounidense en Moscú, Averell Harriman, que ocultaba un sistema de escucha. “Era tan simple”, explica el guía, “que no necesitaba batería”. A la inteligencia de EE UU le llevó un año entender la tecnología.

El KGB también desarrolló un sistema que le permitía detectar la presencia de una persona que trataba de esconderse. El Lavanda-M era tan sensible que era capaz de registrar los latidos del corazón y la respiración. La muestra se completa con teléfonos que distorsionan la voz, codificadores de mensajes y un detector de mentiras. El preferido del guía de la muestra es un artilugio para retirar cartas de los sobres, sin romperlos.

Hace casi tres décadas que el KGB dejó de existir. De los cerca de 3.500 artefactos que se exponen de la era analógica durante la Guerra Fría, solo dos son réplicas. Algunas pueden parecer macabras. Pero como señala el guía, donde el régimen soviético fue realmente cruel y efectivo fue al provocar que sus ciudadanos se preguntaran en todo momento quién podía estar observándoles o escuchando.

Agne asegura que es “pura coincidencia” que la muestra abra en plena controversia por la interferencia rusa en las elecciones de EE UU. Su padre, Julius, ya tiene un museo en Lituania en un antiguo bunker de la Segunda Guerra Mundial. El espionaje, señala, es algo que genera mucho interés. Por eso decidieron sacar toda la colección a la luz. Ese paraguas asesino es, también, una obra de arte.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >