Vendidas por 750.000 euros las únicas piedras lunares en manos privadas

Los fragmentos recogidos por una misión soviética se subastan en Nueva York

La caja que guarda los fragmentos de roca lunar vendidos por 750.000 euros.
La caja que guarda los fragmentos de roca lunar vendidos por 750.000 euros.DON EMMERT (AFP)

Las únicas piedras lunares documentadas que se mantienen en manos privadas han cambiado de dueño por unos 750.000 euros en una subasta de artículos espaciales celebrada en la sede neoyorquina de Sotheby's. Son tres pequeñas piedras lunares que se obtuvieron durante la misión rusa no tripulada Luna-16, que volvió del espacio en 1970, y que también son las primeras muestras que se recogieron del satélite de forma automatizada.

Más información
Una pareja francesa bautiza a su hijo con el nombre ‘Griezmann Mbappé’
Un niño autista argentino se salta el protocolo y accede a la audiencia general del Papa en el Vaticano

Los fragmentos están encapsulados dentro de una pequeña caja metálica de 5 centímetros cuadrados, que en su parte frontal cuenta con un cristal y una potente lupa que se desliza sobre el mismo para poder observar en detalle los minúsculos ejemplares.

En la subasta, celebrada un mes antes de que se cumpla el 50 aniversario de la misión Apollo 8, la primera en orbitar la Luna, se han puesto a la venta  300 objetos de coleccionista relacionados con misiones cósmicas.

Las piezas fueron propiedad de Nina Ivanovna Koroleva, viuda del principal creador y director del programa espacial soviético, Sergei Pavlovich Korolev. Las recibió como un regalo de la Unión Sobiética en reconocimiento por la contribución de su marido fallecido.

En 1993 ya fueron vendidos en una subasta de Sotheby's, en la que sería la primera vez de la historia en que se ofertaba al público un artículo extraterrestre. "Los ejemplares lunares auténticos disponibles para la compra del público pueden calificarse de extremadamente raros", explica en un comunicado Sotheby's, que señala que la mayoría son propiedad de los países o entidades que los recogen. Además, los pocos que han sido obsequiados están sujetos, en buena parte del mundo, a leyes que prohíben que regalos públicos pasen a manos de individuos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

También se ha subastado en Nueva York un traje espacial Gemini que se elaboró para la NASA entre 1963 y 1965 para el astronauta estadounidense Pete Conrad, vendido por unos 143.000 euros.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS