Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Norte anuncia una prueba de armamento “ultramoderno”

Es la primera que Pyongyang ha dado a conocer desde la reunión de Donald Trump y Kim Jong-un en junio

En vídeo, Pyongyang anuncia la primera prueba de armamento desde la cumbre entre King Jong-un y Donald Trump. REUTERS

Corea del Norte ha completado con éxito la prueba de un "arma táctica ultramoderna", según han afirmado este viernes los medios oficiales del país. La prueba de esta arma no especificada, que estuvo presidida por Kim Jong-un —el líder norcoreano—, es la primera que da a conocer el régimen de Pyongyang desde la cumbre de junio en Singapur entre el líder norcoreano y el presidente de EE UU, Donald Trump. Kim "visitó el terreno de pruebas de la Academia de Ciencias de Defensa y supervisó la prueba de un arma táctica ultramoderna recientemente desarrollada", indica la noticia de la agencia norcoreana KCNA.

Aunque no se detalla de qué tipo de arma se trata, la noticia indica que su desarrollo data de los tiempos de Kim Jong-il, padre de Kim Jong-un y líder norcoreano hasta su muerte en diciembre de 2011. El "Querido líder" "la había escogido personalmente y la había dirigido paso a paso", señala la agencia. La precisión de que se trata de un arma táctica parece descartar que lo que se haya probado haya sido un misil balístico de largo alcance o una bomba nuclear.

El anuncio llega cuando las conversaciones entre Corea del Norte y Estados Unidos en torno al programa de armamento de Pyongyang parecen estancadas. La semana pasada el régimen canceló en el último momento una reunión prevista en Nueva York de varios de sus altos funcionarios con el secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo, con el argumento de un calendario demasiado apretado.

Estados Unidos insiste en que las negociaciones se desarrollan con normalidad. El jueves, tras una reunión en Singapur con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, aseguró que todavía se encuentra sobre la mesa una segunda reunión entre Kim y Trump a partir de enero del año próximo, en una fecha y un lugar aún por determinar. Tras el anuncio de la prueba de este viernes, el Departamento de Estado en Washington afirmó en un comunicado que "mantiene la confianza" en que el proceso de conversaciones sigue adelante.

Corea del Norte anunció a principios de este año la suspensión sine die de sus pruebas nucleares y de misiles, como parte de una serie de gestos de buena voluntad encaminados a facilitar las negociaciones. Esas iniciativas también han incluido el desmantelamiento de su base de motores de misiles en Sohae y de su centro de ensayos nucleares en Punggye-ri.

En estas negociaciones, EE UU reclama que Pyongyang se deshaga de su programa nuclear de manera irreversible, completa y verificable, y asegura que no accederá a levantar las sanciones internacionales contra el régimen norcoreano hasta que no se haya llegado a ese punto. En cambio, Corea del Norte, que alega que ya ha dado suficientes pruebas de buena voluntad, considera que el proceso debe avanzar mediante gestos recíprocos y reclama que Washington mueva ficha.

El anuncio de la prueba de este viernes puede representar un mensaje de frustración norcoreana sobre la falta de progresos. El pasado lunes, los medios de comunicación oficiales norcoreanos denunciaban la reanudación de maniobras militares a pequeña escala por parte de EE UU y Corea del Sur como una violación de los acuerdos para reducir tensiones en la península. Ese mismo día, el centro de análisis estadounidense Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS) publicaba un informe en el que desvelaba 13 bases de almacenamiento de misiles en Corea del Norte.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información