Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los latinos de Texas irrumpen en la batalla del Senado y deciden el futuro de Ted Cruz

El progresista Beto O'Rourke amenaza el feudo republicano con una campaña pueblo a pueblo y sin grandes poderes financieros que ha despertado la atención de todo el país

Beto O'Rourke en un acto de campaña en Del Río, Texas, el pasado 22 de septiembre.
Beto O'Rourke en un acto de campaña en Del Río, Texas, el pasado 22 de septiembre. REUTERS

Todo es más grande en Texas, y en esta campaña, más interesante. Beto O’Rourke y Ted Cruz son la combinación más atípica en las elecciones estadounidenses del próximo 6 de noviembre. O’Rourke se hace llamar Beto pero su primer nombre es Robert. Es un norteamericano de cuarta generación y no tiene nada de hispano, excepto su interés por hablar español. Cruz nació en Canadá, tiene nombre hispano, pero apenas habla español, es un republicano muy conservador, asociado al movimiento Tea Party y en 2016 intentó ser presidente de Estados Unidos.

Ambos llegaron a Washington en 2013. O’Rourke, en la Cámara de Representantes como congresista por El Paso. Cruz, como senador por Texas. Hace tan sólo seis meses, el escaño de Cruz era terreno seguro de los republicanos. En 2012, el senador ganó el puesto con 56.2% de los votos, una cómoda distancia de 16 puntos. Ahora algunas encuestas muestran una distancia con O’Rourke dentro del margen de error.

El excongresista demócrata ha logrado en menos de un año un escenario casi imposible en Texas, sobre todo porque su plataforma política está entre las más progresistas en estas elecciones. O’Rourke está a favor del aborto y los derechos reproductivos, quiere control de armas y cree que una manera de mejorar el comercio bilateral es fortalecer los sindicatos estadounidenses. En pleno corazón de Texas, este demócrata habla de la inmigración como un pilar fundamental para el desarrollo del país y propone legalizar a los jóvenes indocumentados.

Su palabras, estilo y carisma han resonado en Texas. A sus apenas 45 años ya es conocido en todo el estado y sus eventos cada vez reúnen más partidarios. Se ha hecho conocido por atraer no sólo a las masas de demócratas que han recuperado con él su entusiasmo político, sino también independientes.

Ted Cruz y Beto O'Rourke se saludan al final del primer debate, el pasado 21 de septiembre en Dallas.
Ted Cruz y Beto O'Rourke se saludan al final del primer debate, el pasado 21 de septiembre en Dallas. REUTERS

Durante este último año, O’Rourke ha pasado la mayor parte de su tiempo montado en su coche y recorriendo los 254 condados de Texas, algunos en múltiples ocasiones. Su juventud y su presencia en los medios digitales y sociales ha maximizado el impacto de la campaña. El éxito no se ve solo en las encuestas, también en la recaudación de fondos. El demócrata no acepta dinero de Comités de Acción Política (PAC, por sus siglas en inglés) ni grupos de interés.

Un análisis de Texas Tribune estimó que entre el 1 de enero y el 31 de julio de 2018, O’Rourke había recaudado 23,6 millones de dólares, mientras Cruz llegó sólo a 15,6 millones. Este escenario ha desatado un sinfín de críticas en contra de Cruz y ha obligado al partido a emplear recursos en Texas que necesita para batallas en teoría más comprometidas, como Tennessee.

Cruz ha tenido que reconocer esta nueva realidad y ha pasado de ignorar completamente a su contrincante a advertir de los peligros que le esperan a Texas si gana. “Quieren que seamos como California, directo al tofu, silicona y a teñirnos el pelo”, dijo Cruz en un evento la semana pasada. La retórica anti California no es nueva en Texas, sobre todo porque el estado es una de las anclas demócratas más fuertes del país, pero también por sus similitudes con la estrella solitaria.

Son las dos economías más potentes de EE UU, con un producto interior bruto (PIB) de 2,75 billones de dólares para California (a la par con Reino Unido) y 1.6 billones de dólares para Texas (parecido a España). Además, son los estados con mayor población del país con 39.5 y 28.3 millones respectivamente. Pero sobre todo, ambos han experimentado cambios demográficos significativos en los últimos años que han diversificado su población.

Los hispanos son responsables por más de la mitad del crecimiento de Texas desde 2010. La población latina creció desde 9.7 millones en 2010 a 11.1 millones en 2017. En ese tiempo los blancos no hispanos sólo aumentaron en 458.000 personas, un 4%. La población asiática en el estado creció un 42% desde 960.543 a 1.366.658 personas.

Según datos de Pew Research Center, California continúa teniendo la mayor población hispana del país con 15.2 millones en 2015, con un aumento de 39% en comparación con el año 2000. Los latinos son el 39% de la población de California y la primera etnia del estado, por delante de los blancos. En total, Estados Unidos cuenta con 58 millones de latinos.

George Seay empresario y líder republicano en Texas, exasesor de la campaña presidencial del senador Marco Rubio y fundador de Annandale Capital, explica a EL PAÍS que la clave para el futuro político de los republicanos en Texas está en los latinos. “La realidad es que tendremos millones de millones de hispanos jóvenes y tenemos que responder a sus necesidades”, dijo.

Seay insistió en que California cambió cuando a mediados de los noventa el gobernador republicano Pete Wilson impulsó la Proposición 187 en contra de los inmigrantes indocumentados y el partido siguió una línea muy dura en inmigración. Aquello creó un movimiento en el estado y un ambiente propicio para los demócratas, que recogieron el voto de protesta de los hispanos contra Wilson, hasta hoy.

“Acá es donde Texas es diferente”, apunta. En su opinión, los latinos no han sido tan marginalizados como en el caso de California, dando más libertad de fluir a sus valores “naturalmente conservadores”, según Seay. Sin embargo, en este ciclo de elecciones tanto Cruz como Trump se han alimentado de la retórica anti inmigrante para revitalizar a su base de votantes.

“O’Rourke ha aprovechado esta retórica, más el vacío que dejó Cruz en el estado tras su fallida campaña presidencial y la carga que representa Trump para candidatos como él. Es impopular entre muchos votantes republicanos especialmente con educación universitaria y más entre mujeres. Su imagen moviliza a los demócratas para que vayan a votar”, explica a EL PAÍS Mark Jones, analista político y profesor de Rice University en Houston.

En 2016 hubo 137.5 millones de votantes en Estados Unidos, lo que representó un 61.4% de la población elegible. En las elecciones legislativas, la cifra en general se reduce a la mitad y en 2014 la participación llegó a su índice más bajo en décadas con más de 83 millones de votantes, un 36.4% del electorado. O’Rourke está apostando en elevar la participación de demócratas e independientes, mientras que Cruz apuesta por mantener la ventaja que le da ser un republicano en Texas compitiendo con uno de los candidatos más progresistas en esta temporada.

El resultado de esta carrera en particular determinará sin duda la inversión de los demócratas en Texas en 2020. “Es probable que gane Cruz, pero si O’Rourke pierde por un margen de un dígito, entonces eso proveerá un optimismo en los demócratas que no hemos visto en años”, advirtió Jones.

La pareja más atípica de las elecciones 2018 se enfrentará en tres debates antes de noviembre, de los que ya se ha celebrado uno. Mientras O’Rourke tiene mucho que ganar y nada que perder, Cruz se juega no sólo su escaño, sino su estatus como una opción viable frente a Trump en las próximas primarias presidenciales republicanas.

Más información