Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Erdogan se nombra a sí mismo presidente del fondo soberano turco

El Fondo de Riqueza de Turquía aglutina la participación estatal en numerosas empresas y bancos

El presidente Erdogan durante un desfile militar el pasado 30 de agosto.rn
El presidente Erdogan durante un desfile militar el pasado 30 de agosto. AP

Quienes mejor lo conocen explican que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, es un político obsesionado con controlar las cosas hasta el más mínimo detalle. Es de esos mandatarios convencidos de que para que algo salga bien, tienes que hacerlo tú personalmente. Y ya había dejado claro que no le gustaba cómo se estaba gestionando el Fondo de Riqueza de Turquía (TVF, por sus siglas turcas). Así que ha optado por lo más sencillo: ha destituido al consejo directivo y se ha nombrado él mismo presidente del fondo.

El TVF es formalmente una Sociedad Anónima creada en 2016 a instancia del presidente Erdogan y con la intención de convertirse en algo similar a los fondos soberanos de Catar o Noruega. El problema es que Turquía carece de grandes cantidades de recursos naturales como el gas o el petróleo del que sí disponen estos países, parte de cuyos beneficios invierten en dichos fondos a fin de que la riqueza alcance a generaciones futuras. Así pues, lo que decidió Ankara fue transferir al TVF la participación estatal en numerosas empresas de capital mixto, por ejemplo, la aerolínea Turkish Airlines, los bancos Ziraat y Halkbank, la empresa de correos, la Bolsa de Estambul, la petrolera TPAO, la empresa de oleoductos BOTAS, terrenos y minas pertenecientes al Estado... El objetivo es, según especifica el propio TVF en su página web, “desarrollar e incrementar el valor de los activos estratégicos de Turquía” y “atraer nuevas inversiones a Turquía así como proveer de capital a nuevas inversiones”.

En su momento, la prensa turca aseguró que el fondo pretendía alcanzar un valor de 200.000 millones de dólares, aunque la transparencia no ha sido su fuerte ya que el Gobierno ha decidido dejarlo fuera de la jurisdicción del Tribunal de Cuentas, algo muy criticado por la oposición.

El TVF tampoco ha dado demasiadas señales de vida desde su creación, inmerso en discusiones sobre cómo manejarlo, qué hacer exactamente con las empresas -sus estatutos no lo clarifican- o quién debe dirigirlo. Su primer director ejecutivo ya fue expulsado hace un año por Erdogan debido a sus “pobres resultados”, pero la nueva dirección no ha hecho mucho más en los últimos doce meses.

Tanta inactividad ha enfadado al mandatario turco. Mediante un decreto ley publicado en el Boletín Oficial de este miércoles, Erdogan ha enmendado la legislación que compete al Fondo para que, a partir de ahora, el presidente del TVF sea el presidente de la República. Es decir, él mismo. Mediante otro decreto, ha disuelto la actual cúpula y ha designado en su lugar a una en la que destacan su yerno y ministro de Finanzas, Berat Albayrak, como vicepresidente del TVF, y como director general Zafer Sönmez, hasta ahora representante para Turquía y África del fondo soberano de Malasia (Khazanah Nasional Bhd).

Antes de los comicios de junio, Erdogan ya avisó en una entrevista a la agencia Bloomberg de que si renovaba su mandato presidencial, influiría de una manera más directa en la economía turca. El político turco no ha faltado a su palabra, pese a que ello haya volatilizado la confianza de los inversores y debilitado su moneda nacional. Desde su reelección, Erdogan ha acabado con el equipo económico que le había acompañado en los últimos años, para nombrar en su lugar a su yerno Albayrak y ha modificado los estatutos del Banco Central reduciendo los requisitos necesarios para ser miembro de su Junta.

En lo que va de año, la lira turca ha perdido el 45% de su valor a causa de los desequilibrios de su economía (alto crecimiento pero también alta inflación y gran déficit por cuenta corriente) y por el enfrentamiento con Estados Unidos. Con todo, durante los últimos días ha recuperado algunas décimas ante la expectativa de que el Banco Central de Turquía suba los tipos de interés en su reunión de este jueves.