Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hemisferio sur dice no al aborto

Varios países de África, Latinoamérica, Oriente Próximo y Asia meridional mantienen legislaciones muy restrictivas en materia de aborto

Mapa de la regulación del aborto en el mundo. pulsa en la foto
Mapa de la regulación del aborto en el mundo.

El acceso a la interrupción voluntaria del embarazo todavía está prohibido en varios países del mundo o está permitido bajo supuestos muy estrictos, por ejemplo en caso de riesgo para la salud de la mujer o del feto. En línea general, los países del hemisferio sur cuentan con las legislaciones más restrictivas en la materia, y América Latina es una de las regiones con mayores limitaciones.

Uruguay, Cuba, Puerto Rico y Guyana son los únicos países latinoamericanos donde el aborto es legal en condiciones similares a las contemplados en la mayoría de países europeos —libremente en las primeras semanas de embarazo—. El año pasado, Chile aprobó en una histórica votación la ley que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo en caso de violación, peligro para la vida de la madre o inviabilidad del feto, saliendo así de la lista de Estados que todavía mantiene en su legislación una prohibición total: Nicaragua, República Dominicana, El Salvador, Haití, Malta y Honduras.

De acuerdo con el Centro para los Derechos Reproductivos, que desde 1998 elabora mapas que comparan la evolución de las normativas nacionales sobre el aborto en el mundo, la gran mayoría de países industrializados despenalizó la interrupción voluntaria del embarazo entre 1950 y 1985. Actualmente, son algunos países de África, Latinoamérica, Oriente Próximo y Asia meridional los que tienen las legislaciones más restrictivas, aunque existan importantes excepciones como es el caso de Sudáfrica o Vietnam.

Las legislaciones más liberales se encuentran en los países del hemisferio norte y Australia. Irlanda, que hasta hace pocos meses preveía una prohibición casi total del aborto al equiparar el derecho a la vida de la mujer embarazada con el del feto, aprobó el pasado mayo en referéndum la ley que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo y que permitirá abortar de manera legal durante las primeras 12 semanas de gestación sin alegar motivación alguna.

Polonia, por otra parte, es el país europeo con la legislación más restrictiva después de Malta, donde el aborto está totalmente prohibido. En Islandia, Finlandia y Reino Unido es legal bajo un amplio abanico de razones socio-económicas, por ejemplo la imposibilidad de hacerse cargo del bebé o para evitar lesiones a la integridad física o mental de la mujer.

La Organización Mundial de la Salud alertó a finales de 2017 de que cada año se realizan 25 millones de abortos inseguros en el mundo, la mayoría de ellos en países en desarrollo. África, Asia y América Latina son los lugares donde se produce la casi totalidad de los abortos peligrosos (el 97%), de acuerdo con un informe elaborado por el organismo de las Naciones Unidas junto con el Instituto Guttmacher, especializado en derechos reproductivos. El informe reclama a los Gobiernos el acceso seguro a la interrupción del embarazo e insiste en que las leyes más restrictivas no reducen los abortos, sino aumentan su peligrosidad.

Más información