Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres pide explicaciones a Moscú por la intoxicación de dos británicos con el agente nervioso Novichok

El ministro del Interior considera inaceptable que Reino Unido sea "un vertedero de veneno" y exige a Rusia que "explique exactamente lo que ha sucedido”

Un policía patrulla este jueves en el cordón establecido en el parque Queen Elizabeth. En vídeo, declaraciones del ministro británico del Interior.

El ministro del Interior británico, Sajid Javid, ha pedido a Moscú explicaciones sobre la intoxicación con Novichok de dos ciudadanos británicos, que se encuentran hospitalizados en estado crítico tras haber estado en contacto con el mismo agente nervioso, de fabricación rusa, con el que el exespía Serguéi Skripal y su hija Yulia fueron envenenados hace cuatro meses.Dawn Sturgess, de 44 años, y Charlie Rowley, de 45, cayeron gravemente enfermos el pasado sábado a solo 13 kilómetros de Salisbury, la localidad donde el exagente ruso y su hija fueron atacados y que Sturgess y Rowley habían visitado la noche antes de enfermar. Los investigadores no creen que los dos británicos hayan sido objeto de un ataque específico. Esta tarde, la policía británica ha explicado que la pareja habría entrado en contacto con un objeto contaminado. "Tras las nuevas pruebas llevadas a cabo con muestras de los pacientes, ahora sabemos que estuvieron expuestos al agente nervioso después de manipular un objeto contaminado", ha dicho la policía de Londres en un comunicado. 

“Es completamente inaceptable que nuestra gente sea un objetivo, deliberado o accidental, o que nuestras calles, parques o ciudades sean vertederos de veneno”, ha dicho esta tarde Javid en una comparecencia en el Parlamento. “Es hora de que el Estado ruso dé un paso adelante y explique exactamente lo que ha sucedido”, ha añadido.

El exagente ruso Serguéi Skripal, que recibió asilo en Reino Unido tras ser liberado en un intercambio de espías en 2010, y su hija Yulia, que se encontraba en la localidad de Salisbury visitando a su padre, fueron tratados durante semanas por el envenenamiento con un agente nervioso, antes de recibir el alta médica. El Gobierno británico identificó la sustancia a la que fueron expuestos como perteneciente a la familia de armas químicas de fabricación rusa conocida como Novichok, y acusó directamente a Moscú del ataque. El incidente desató una grave crisis diplomática entre Londres y Moscú, con una oleada de expulsiones cruzadas de diplomáticos, a la que se sumaron los principales aliados occidentales de Reino Unido.

El pasado sábado, Rowley y Sturgess fueron hallados gravemente enfermos en un domicilio de Amesbury, en el mismo condado de Wiltshire donde fueron envenenados los Skripal el pasado 4 de marzo. Ambos cayeron enfermos, con unas horas de diferencia, e inicialmente se pensó que se trataba de una intoxicación con opiáceos adulterados. Javid, que comparecía en el Parlamento después de presidir una nueva reunión del comité de emergencia interministerial Cobra, convocado esta mañana para estudiar la situación, ha confirmado que los análisis han concluido que la causa de su enfermedad ha sido la exposición al mismo agente tóxico con el que fueron atacados los Skripal. Más de cien agentes antiterroristas, explicó el ministro del Interior, están implicados en la investigación.

Javid ha asegurado que su “sólida hipótesis de trabajo” es que entraron en contacto con el agente nervioso en una localización diferente de los lugares que fueron objeto de la operación de limpieza que siguió al envenenamiento de los Skripal. Seis lugares visitados por Sturgess y Rowley antes de caer enfermos han sido acordonados. El ministro dijo ser consciente de que la población de Wiltshire “se siente muy ansiosa” por el nuevo envenenamiento, pero aseguró que “no hay riesgo significativo para el público general”. Ha advertido, no obstante, de que las autoridades sanitarias recomiendan a la gente que pueda haber estado en algunos de los lugares sospechosos que lave su ropa.

El jefe del Home Office ha recordado la contundente respuesta internacional al envenenamiento de los Skripal, que incluyó la expulsión de diplomáticos rusos por parte de los principales aliados de Reino Unido. “Como hicimos anteriormente, consultaremos con nuestros socios internacionales y aliados tras estos últimos acontecimientos. Los ojos del mundo están ahora en Rusia, entre otras cosas por el Mundial de fútbol”, ha dicho Javid. “Seré claro: no tenemos una pelea con el pueblo de Rusia. Más bien, se trata de las acciones del Gobierno ruso”.

El Kremlin ha negado, como hizo tras el ataque a los Skripal, cualquier implicación con el envenenamiento de los dos ciudadanos británicos, que considera “profundamente preocupante”, y ha pedido a las autoridades británicas que no incurran en "juegos políticos sucios" al relacionar el envenenamiento con el caso de los Skripal. "Hacemos un llamamiento a las fuerzas de seguridad británicas para que no se dejen llevar por juegos políticos sucios que impulsaron determinadas fuerzas en Londres y a que empiecen, por fin, a colaborar con los órganos de seguridad de Rusia", ha dicho la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, en conferencia de prensa. 

Más información