La erupción del volcán Agung, en Bali, lanza magma a dos kilómetros del cráter

La creación de una nube de ceniza ha provocado el cierre del aeropuerto de Java, el segundo en menos de una semana

El volcán Agung, en Bali, durante la erupción en la noche de este lunes.Vídeo: REUTERS

El volcán Agung, en la isla indonesia de Bali, ha registrado en la noche de este lunes una de sus erupciones más explosivas hasta la fecha, cuya emisión ha prendido los bosques en las laderas este y noreste del monte, según ha especificado el portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres, Sutopo Purwo Nugroho, en un comunicado. Nugroho también ha indicado que parte del magma fue despedido a hasta dos kilómetros de distancia del cráter. Además, el radio de seguridad alrededor de la montaña permanece en cuatro kilómetros. "Los residentes han comenzado a irse voluntariamente", ha explicado el portavoz. Las autoridades mantienen el nivel naranja de alerta de aviación —uno menos que el máximo que es rojo— y el nivel 3 de alerta de erupción —en una escala en la que 4 es el más peligroso—.

Más información
La erupción del volcán Agung bloquea a miles de turistas en Bali y Java

La erupción también ha obligado este martes a cerrar el aeropuerto de Banyuwangi, en el este de la isla de Java, tras la expulsión de una nube de ceniza por encima de los 5.000 metros sobre el nivel del mar. Las operaciones del aeródromo cesarán hasta las 15.00 hora local (a las nueve de la mañana en la España peninsular), según han informado a través de las redes sociales varias compañías aéreas locales. El aeropuerto de Banyuwangi se encuentra a unos 125 kilómetros al oeste del volcán balinés. El cierre del aeródromo es el segundo en los últimos días: otra expulsión de ceniza obligó el pasado jueves al cierre de tres aeropuertos, entre ellos el de la turística isla de Bali, y afectó a 446 vuelos y más de 74.000 pasajeros.

El Centro de Vulcanología y Mitigación de Peligros Geológicos ha registrado desde el 28 de junio un aumento en la actividad del volcán, que ha entrado en erupción en varias ocasiones y con diferentes intensidades desde el año pasado.

Más de cinco millones de turistas extranjeros visitaron Bali en 2017 por vía aérea, según la operadora área del aeropuerto. La última erupción importante del volcán balinés ocurrió en 1963, duró un año y mató a más de 1.000 personas.

El archipiélago indonesio se asienta en el denominado Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida por miles de temblores al año, la mayoría de escasa magnitud.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS