Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Los maestros serán agentes de cambio en la Administración de López Obrador”

La apuesta de Morena para la Secretaría de Educación afirma que no habrá una nueva reforma educativa y detalla cuáles serán sus prioridades si llega al Gobierno

Esteban Moctezuma
Esteban Moctezuma, en entrevista con EL PAÍS.

Esteban Moctezuma (Ciudad de México, 1954) fue una de las grandes sorpresas en el Gabinete que anunció Andrés Manuel López Obrador si ganaba la presidencia de México. Moctezuma militó durante 27 años el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y fue parte del equipo más cercano del expresidente Ernesto Zedillo (1994-2000) como secretario de Gobernación y Desarrollo Social. Tras ser senador, sonar como candidato presidencial priista y dirigir la campaña de Francisco Labastida en 2000, dejó de forma abrupta la política. Desde 2002 preside la Fundación Azteca de Grupo Salinas, uno de los grupos empresariales más poderosos y dueño de la segunda cadena de televisión más grande del país. Hoy es uno de los principales estrategas de López Obrador y si las encuestas aciertan, se convertirá en el próximo secretario de Educación.

Pregunta. ¿Por qué se sumó al proyecto de López Obrador?

Respuesta. México necesita en este momento un Gobierno cercano al pueblo y con la honestidad como una de sus convicciones más firmes. Andrés representa las dos cosas. Hay un sentir de lejanía, corrupción y falta de resultados con el Gobierno, que se ha convertido en una red muy clara e identificable de personas que hacían todo tipo de negocios cobijados por el presupuesto. Muchos pensamos que no podíamos quedarnos parados, que teníamos que actuar y comprometernos. Fue lo que hice.

P. ¿No es contradictorio con su trayectoria política?

R. No, desde 2000 no he participado en ninguna actividad del PRI. Winston Churchill tiene una frase que me gusta mucho: "Cuando cambian los hechos, cambian mis opiniones".

P. ¿Cómo funcionarían las evaluaciones a los maestros con López Obrador en el Gobierno?

Muchos pensamos que no podíamos quedarnos parados, que teníamos que comprometernos. Fue lo que yo hice.

R. Tenemos que hablar con todas las partes para ver qué salió mal y cuál sería una evaluación pertinente. Una evaluación universal no es lo más inteligente. Ligarla con la permanencia en el trabajo tampoco. El hecho de que sea un examen que se haga en una computadora es algo que muchas veces inhibe a algunos maestros, sobre todo a profesores rurales e indígenas. El examen es el único elemento de evaluación, sin ver cómo se dan las clases. Tampoco se está considerando el desempeño del alumno. Hay que considerar todas estas variables para una educación más completa y justa.

P. Usted ha dicho que Elba Esther Gordillo es una presa política. ¿Está en la cárcel por oponerse a la reforma educativa de Enrique Peña Nieto?

R. Está en la cárcel por motivos diferentes a los que argumenta el Gobierno. Lo que yo estoy diciendo es que pudo haber cometido algún ilícito, pero la razón por la que se le persigue es otra y la excusa por la que se le mete a la cárcel es porque cometió algún ilícito. Es lo que estamos viendo en este caso.

Esteban Moctezuma
Esteban Moctezuma.

P. ¿Tiene una buena relación con ella?

R. No la he visto en mucho tiempo. Han pasado cinco años desde que la metieron a la cárcel, es muy difícil tener una relación con una persona que está vigilada como ella lo está.

P. Sus rivales dicen que existe una alianza de Morena con Gordillo. ¿Esto es cierto?

R. Eso me llama mucho la atención. El magisterio está organizado políticamente por un partido que se llama Nueva Alianza y que creó Elba Esther Gordillo. Es un partido político que recibe prerrogativas del Gobierno y muchos millones de pesos. Todos esos recursos están apoyando al PRI. Sin embargo, el dedo flamígero dice que Elba Esther está apoyando a López Obrador. Francamente, la desproporción es increíble: se ponen a temblar por una señora que está en arresto domiciliario y que no tiene una comunicación amplia con las bases magisteriales. Pero no dicen nada de que todo el magisterio esté trabajando políticamente para otro candidato.

P. ¿Cómo va a ser la relación con el SNTE, que apoya a José Antonio Meade?

Se ponen a temblar por una señora que está en arresto domiciliario. Pero no dicen nada de que todo el magisterio esté trabajando políticamente para otro candidato

R. Hay que empezar por respetarlos. Yo quisiera que el sindicato fuera parte de la mesa en la que se discutan todas las cuestiones. Lo que yo he dicho es que no vamos a hacer una nueva reforma. Vamos a hacer un plan educativo que permita mejoras continuas. No nos vamos aferrar a decir “cualquiera que hable mal de mi plan está en contra de los niños”.

P. ¿Hay simpatía por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE)?

R. La CNTE ha apoyado a López Obrador, como muchísimos maestros del SNTE y otros sindicatos, porque ha recogido su sentir. La reforma no está funcionando. En Pisa 2015 y Planea 2017 tuvimos peores calificaciones que en los años anteriores. Quien instrumentó la reforma podría decir que no da resultados tan pronto, pero una cosa es eso y otra que bajes. Los maestros se ofendieron con su país y un docente enojado no puede dar clases igual que uno que sabe que está en un proyecto que vale la pena. En los últimos tres años, 150.000 han pedido su jubilación o prejubilación. Es una cifra escandalosa, que tiene un efecto fiscal y, más importante, de carencia de maestros.

P. ¿Por qué los jóvenes ya no quieren ser maestros?

R. Porque para impulsar la reforma educativa se tuvo una estrategia, cuyo arranque fue un documental llamado De panzazo, que denigraba al maestro mexicano y lo ponía como gente irresponsable y que se la pasaba hablando por teléfono en las clases. Eso es absolutamente falso. El maestro es gente bien formada, casi todos tienen licenciatura y la cifra de los que tienen maestría o doctorado es altísima, rebasa el 40%. Cada vez tenemos maestros mejor preparados y tenemos que estimularlos, entusiasmarlos, que sean agentes de cambio. Eso es lo que pretendemos hacer en la próxima Administración.

P. Ustedes han dicho que no habrá más jóvenes rechazados por las universidades. ¿Cómo van a lograrlo?

No vamos a hacer una nueva reforma. Vamos a hacer un plan educativo que permita mejoras continuas

R. Cada año el sistema educativo les dice "eres un rechazado" a 200.000 jóvenes que quieren superarse. No es posible que demos ese mensaje. Esto nos debe de llevar a ampliar la oferta de educación superior y diversificar las opciones. Tenemos que pedir a las universidades, incluso privadas, que admitan con becas a personas que no pudieron acceder a sus primeras opciones.

P. ¿Qué haría en sus primeros 100 días como secretario de Educación?

R. Lograr una mayor cobertura en preescolar y media superior. En segundo lugar, echar a andar los programas de becas para media superior y superior. Tercero, establecer una relación entre universidades y empresas para promover la investigación y la innovación. Cuarto, echar a andar junto con Salud y Desarrollo Social un programa para bebés, desde su concepción hasta los cinco años. Otro tema muy importante es crear una academia de directores.

Más información