Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hamás anuncia una tregua mientras Israel amenaza con atacar si hay una nueva agresión

Aún queda bajo su custodia israelí uno de los tripulantes de la flotilla palestina detenida ayer

Un palestino inspecciona una base de Yihad islámica destruida durante los bombardeos israelíes, en la franja de Gaza.
Un palestino inspecciona una base de Yihad islámica destruida durante los bombardeos israelíes, en la franja de Gaza. REUTERS

Después de una noche de insomnio con las sirenas de alerta roja ululando en las comunidades israelíes fronterizas con Gaza y los aviones del Ejército hebreo atacando objetivos en la Franja, la situación durante la mañana de este miércoles fue de relativa calma. El Movimiento de Resistencia Islámico (Hamás), que domina el territorio Mediterráneo palestino, anunció que las facciones armadas palestinas habían llegado a un acuerdo para retornar a la tregua alcanzada con Israel tras el enfrentamiento armado de 2014, siempre y cuando se detengan los ataques en la Franja.

“Después de que la resistencia logró repeler la agresión y evitar el cambio en las reglas del juego acordadas, intervinieron muchos mediadores en las últimas horas, y se alcanzó un consenso para volver a los acuerdos de alto el fuego en la Franja de Gaza”, rezaba el comunicado hecho público por los islamistas. Un acuerdo interno entre las facciones palestinas para evitar una escalada del conflicto que, según medios locales, se había alcanzado gracias a la mediación de Egipto. Khalil al Hayya, miembro del buró político de Hamás lo hizo público poco antes de la medianoche cuando  entraba en vigor.

“Podemos asumir que hay un alto el fuego pero la cuestión es si se mantendrá”, explicaba esta mañana en conversación telefónica Yossi Kuperwasser, ex director general del Ministerio de Asuntos Estratégicos de Israel.

Según el Ejército israelí, anoche identificaron nuevos intentos de ataque, por lo que en total llevaron a cabo unas 65 operaciones contra objetivos en la Franja, 25 de ellas de madrugada dirigidas contra instalaciones de Hamás y la Yihad Islámica, campos de entrenamiento y lugares destinados a la fabricación de cohetes, entre otros objetivos. De acuerdo con los datos facilitados por los militares, se produjeron más de 110 lanzamientos de proyectiles de mortero y cohetes desde el territorio palestino, el mayor ataque desde Gaza desde la guerra de 2014.

Israel ha negado cualquier compromiso de no agresión. “Israel mantiene su política de no permitir ni agresiones ni ataques terroristas contra Israel (...). No hay ningún alto el fuego”, aseguraba en la radio hebrea el Ministro de Inteligencia, Israel Katz. Varios de los ministros hebreos insistían este miércoles en que la política israelí no ha cambiado y lo único que puede calmar la situación en la frontera con Gaza es que los palestinos dejen de lanzar proyectiles contra sus ciudadanos. El Ministro de Educación israelí, Naftali Bennett acusó a Irán de estar detrás de los ataques de las últimas 24 horas por parte del ala armada de Hamás y la Yihad Islámica. “Lo que ha sucedido es un intento de Irán de distraernos de nuestra lucha contra ellos”, aseguró el ministro en la Radio del Ejército.

Una postura apoyada por el Ejército hebreo que emitió un comunicado asegurando que algunos de los proyectiles lanzados desde Gaza eran de fabricación iraní. “Entre la munición lanzada a Israel había cohetes manufacturados en Irán”, aseguró el Tsahal (Ejército israelí). Y es que una de las mayores preocupaciones de los israelíes es que una escalada en Gaza provoque una reacción en cadena y active otro frente en el norte como ya ocurrió en el año 2006 en la guerra contra Hezbolá en el Líbano.

Ante la confusión desatada en las redes sociales sobre anuncios de ataques en diferentes puntos de Israel -incluidas las comunidades judías de los Altos del Golan- las autoridades enviaron un mensaje de calma a la población y les pidieron que no difundan rumores y se informen a través de los canales oficiales. Está previsto que esta tarde el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, participe en una reunión del gabinete de seguridad para analizar los acontecimientos de las últimas horas.

Por otra parte, el Comité Nacional para Romper el Bloqueo a Gaza, la organización que puso en marcha la flotilla que este martes trató de llegar a Chipre desde la costa gazatí, confirmó que falta por liberar a un miembro de la tripulación arrestado por los militares israelíes. “A medianoche los israelíes liberaron a 14 de los 17 arrestados. Alrededor de las tres de la madrugada dejaron libres a otros dos. Aún queda bajo su custodia uno de los tripulantes, Suhail el-Amoudi, del que no sabemos nada“, asegura Ramadán el Hayek, uno de los activistas de derechos humanos de Gaza encargado de las comunicaciones con la tripulación de la flotilla.