Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Netanyahu y sus ministros clave se refugian bajo tierra

En plena tensión con Irán, el gabinete de crisis israelí se reúne en un búnker a salvo de móviles

Benjamin Netanyahu, visita una base de la Fuerza Aérea israelí en el centro de Israel.
Benjamin Netanyahu, visita una base de la Fuerza Aérea israelí en el centro de Israel.

Benjamín Netanyahu y sus 10 ministros clave se refugiaron ayer, miércoles, decenas de metros bajo tierra. El jefe del Gobierno convocó una sesión del Gabinete de Seguridad, el sanedrín que decide en secreto sobre las acciones bélicas de Israel. En el denominado Centro Nacional de Gestión de Crisis, excavado hace siete años en el subsuelo del complejo gubernamental que agrupa varios ministerios en Jerusalén, solo se habían organizado hasta el momento dos cónclaves de crisis, ya que el primer ministro parecía preferir la comodidad de sus oficinas.

La última vez que se usó el búnker fue hace dos semanas, tras el ataque aéreo a gran escala contra objetivos militares iraníes en bases de Siria. A partir de ahora, todas las citas del Gabinete de Seguridad previstas hasta el mes de julio se desarrollarán en la sala subterránea de emergencia, que cuenta con dormitorios e instalaciones para que Netanyahu y sus ministros puedan permanecer a salvo durante largo tiempo.

El bautizado por la prensa como “búnker del juicio final” está construido a prueba de misiles y de armas químicas y biológicas. También puede resistir un ataque nuclear, asegura el diario Yedioth Ahronoth. Cuenta además con la ventaja de que en sus profundidades no hay cobertura para móviles. La seguridad nacional se halla así a cubierto de los sistemas de escuchas del espionaje enemigo. Y la agenda del jefe del Ejecutivo permanece a resguardo de las indiscreciones de sus ministros más importantes.

Netanyahu pareció mostrarse contrariado el pasado 30 de abril cuando, tras haber reunido de urgencia en las oficinas habituales al Gabinete de Seguridad, se filtró a los medios el contenido de su posterior intervención en televisión, asegura el periódico Haaretz.

El mandatario lanzó finalmente su mensaje al mundo sobre el programa atómico de Irán. Pero toda la prensa estaba alertada de que en la presentación ante las cámaras se iba a mostrar el archivo nuclear secreto capturado por el Mosad en Teherán. Gracias al búnker, espera que ninguna indiscreción le vuelva a privar ahora del efecto sorpresa.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.