Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ola de ataques desde Gaza dispara la tensión con Israel

La aviación bombardea 60 posiciones de grupos armados palestinos en la Franja. El lanzamiento de proyectiles causa heridas a cinco israelíes

Una columna de humo asciende entre edificios de Gaza tras un ataque israelí este martes.
Una columna de humo asciende entre edificios de Gaza tras un ataque israelí este martes. AFP

Miles de ciudadanos del sur del Israel han tenido que salir a la carrera hacia los refugios antiaéreos en varias ocasiones a lo largo de este martes. La tensión a ambos lados de la divisoria fronteriza con Gaza se ha disparado en las últimas horas, con sucesivos intercambios de ataques en una escalada sin precedentes desde la guerra de 2014 en el enclave costero palestino. La aviación de combate israelí bombardeó 60 posiciones de Hamás y de la Yihad Islámica en represalia por el disparo desde la Franja de 70 proyectiles de mortero y cohetes, según datos del Ejército. En la madrugada del miércoles los ataques aéreos se extendieron a otros 25 objetivos. Al menos cinco israelíes, entre ellos tres soldados, resultaron heridos.

A primera hora de la mañana, las sirenas de alarma ulularon en 24 ocasiones el sonido de código de alerta rojo, de máxima seguridad, tras el disparo de proyectiles de mortero desde la Franja, que no causaron víctimas. Uno de los obuses impactó en el patio de una guardería. La mayoría de los proyectiles fueron interceptados por el sistema de defensivo Cúpula de Hierro (escudo contra cohetes de corto alcance).

El ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, advirtió de que Israel no busca una escalada en el conflicto con los grupos palestinos, aunque las Fuerzas Armadas actuarán en defensa de sus ciudadanos. "La situación depende ahora de Hamás", reconoció un portavoz militar. La misma fuente precisó que en los ataques aéreos había sido destruido un túnel construido por la organización islamista cerca del paso de Kerem Shalom que penetraba en los territorios de Egipto e Israel. Se trata del décimo paso subterráneo fronterizo, utilizados para emboscadas y contrabando, eliminado por el Ejército.

Las fuerzas de Israel respondieron en un primer momento con fuego de carros de combate contra posiciones de la Yihad Islámica y de Hamás. La artillería y la aviación han causado en los dos últimos días al menos cuatro muertos en acciones de represalia contra ataques y atentados de grupos armados palestinos, como la colocación de explosivos en la valla de separación fronteriza o el disparo de ráfagas de ametralladora pesada, que impactaron en fachadas y vehículos de la cercana ciudad israelí de Sderot.

Imagenes de un ataque israelí a Please una instalación de Hamas.

Por la tarde, las fuerzas israelíes bombardearon durante alrededor de una hora objetivos en Gaza pero, según fuentes del Ministerio de Educación palestino, también resultó dañada una escuela de secundaria, al este de Deir el Bala, en la que los alumnos estaban realizando las pruebas de acceso para el próximo curso. El Ministerio de Sanidad no dio cuenta de la existencia de víctimas.

Poco después, las alarmas volvían a activarse en el sur de Israel por el lanzamiento de más de una decena de cohetes de 107 milímetros de calibre de fabricación iraní, que fueron lanzados desde la Franja hacia el territorio hebreo. Varios cayeron en campo abierto y al menos uno impactó cerca de la ciudad de Sderot. No se registraron víctimas aunque sí daños materiales. De nuevo se repitieron las escenas de la mañana y cientos de israelíes corrieron en busca de un refugio seguro. El Ejército ha recomendado a la población de la zona fronteriza que permanezca en áreas situadas a menos de 15 segundos de recorrido de los refugios. Según la radio israelí, varias de las playas cercanas al territorio Mediterráneo palestino fueron también evacuadas.

Israel y Hamás han librado tres guerras desde que el movimiento islamista se hizo con el poder por la fuerza en la Franja en 2007. Desde el pasado 30 de marzo Gaza vive una ola de protestas para reclamar el derecho de retorno de los refugiados a las casas y tierras de donde tuvieron que salir hace 70 años tras el nacimiento del Estado judío. Al menos 121 palestinos han muerto en las marchas organizadas ante la frontera por disparos de francotiradores militares. Solo el pasado 14 de mayo, coincidiendo con el traslado de la Embajada de EE UU desde Tel Aviv a Jerusalén, perdieron la vida 61 manifestantes.

Tras la muerte de tres de sus milicianos el pasado domingo en una operación de represalia del Ejército, las Brigadas Al Quds, brazo militar de la Yihad Islámica, amenazaron con atacar Israel. “El enemigo sionista no debe esperar que sus fuerzas puedan causar daños a nuestro pueblo sin esperar una respuesta dolorosa”, rezaba el comunicado de la milicia islamista radical.

El portavoz de Hamas en Gaza, Fawzi Bahroum, responsabilizó a Israel de un posible enfrentamiento armado. "Lo que la resistencia ha hecho esta mañana en respuesta al asesinato de nuestros militantes en el sur y en la frontera. La ocupación será responsable de una futura escalada", dijo el dirigente islamista. Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, prometió mano dura contra quienes pongan en riesgo la seguridad de los israelíes.  "Israel hará pagar un alto precio con gran potencia militar a todo aquel que trate de hacerle daño", advirtió Netanyahu, que anoche reunió a los máximos responsables civiles y militates de la seguridad israelí para evaluar una respuesta ante la escalada de la tensión en Gaza. 

La Armada hebrea aborta el intento de una flotilla palestina de romper el bloqueo naval

LOURDES BAEZA / Jerusalén

Un grupo de navíos palestinos zarpó este martes del puerto de la capital de Gaza con la intención de romper el bloqueo marítimo impuesto por la Armada israelí. La flotilla compuesta por dos barcos palestinos y varias pequeñas embarcaciones de pesca, puso rumbo al puerto chipriota de Limasol a última hora de la mañana, pero su singladura fue corta. Apenas se habían alejado 12 millas náuticas de la costa gazatí cuando fueron interceptadas por patrulleras israelíes.

“Sabemos que el viaje transcurrió con normalidad hasta que la flotilla rebasó las nueve millas náuticas. Lo último que nos dijeron es que al menos cuatro patrulleras les estaban rodeando para dirigirlos al puerto de Ashdod", explicó por teléfono Ramadán el Hayek, uno de los activistas de derechos humanos de Gaza encargado de las comunicaciones con la tripulación de la flotilla.

Según los organizadores, a bordo de los dos barcos más grandes viajaban 20 heridos en las protestas de las últimas semanas ante la frontera israelí, que precisaban de tratamiento médico en el exterior; varios estudiantes, que pretendían seguir cursos en el extranjero; un grupo de jóvenes gazatíes con doble nacionalidad, que querían visitar a sus familiares así como varios activistas de derechos humanos y periodistas que pretendían documentar el viaje y denunciar una eventual agresión de las patrulleras israelíes.

Israel ya había advertido de que no permitiría el paso a los barcos así que interceptó el principal de los navíos, el llamado Al Hurriyeh (Libertad) en el que viajaban los heridos y varios activistas palestinos, que fueron retenidos y llevados a la base naval de la Armada en Ashdod. El resto de embarcaciones fueron obligadas por las patrulleras israelíes a dar la vuelta y regresar a Gaza. “Entre los detenidos por los militares israelíes hay varios heridos, algún enfermo de cáncer y también jóvenes activistas que querían salir de Gaza”, aseguró El Hayek.

Israel acusó a Hamas de estar detrás del intento de ruptura del bloqueo y de orquestar “una operación de propaganda” para que la que utilizó a su gente. “El Ejército israelí asignó personal médico para tratar a cualquier palestino a bordo que requiriese asistencia médica. Después de una investigación, serán devueltos la franja de Gaza”, aseguraron también los militares en un comunicado en el que justificaban la necesidad del bloqueo por “razones de seguridad”..

Hace ahora ocho años, diez ciudadanos turcos murieron en el asalto israelí a una flotilla encabeza por el buque Mavi Marmara que se dirigía desde Estambul hacia el enclave mediterráneo con cientos de activistas y un cargamento de ayuda humanitaria. Fue el intento de ruptura del cerco de Gaza más sangriento pero no el único. Hace dos años lo intentó el llamado Barco de Mujeres de Gaza, en el que viajaban 13 activistas, entre ellas la premio Nobel de la Paz irlandesa Mairead Maguire. Todas fueron detenidas y deportadas

"Esta es nuestra forma de decir que continuaremos la lucha que inició el Mavi Marmara. No importa cuánto tiempo pase ni las represalias, seguiremos intentándolo una y otra vez porque las convenciones internacionales nos amparan. Queremos libertad para salir y entrar de Gaza. No podemos seguir encarcelados al aire libre", afirmó El Hayek.

Y otra flotilla internacional, apodada Nueva Flotilla de la Libertad, partió la semana pasada desde Dinamarca. Después de visitar varios puertos europeos, entre ellos los de Gijón y Cádiz, seguirá rumbo a Gaza, donde pretende atracar a finales de julio.

Más información