Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una lanzadera rusa trasladó el misil que derribó el avión malasio en Ucrania en 2014

Un equipo de investigadores habría logrado la identificación de unas 100 personas involucradas en los hechos del vuelo MH17

Un grupo de expertos presenta este jueves en Bunnik los resultados de la investigación sobre el lanzamiento del misil que derribó un avión en Ucrania. Quality

Un misil Buk de la serie 9M38, llevado desde la base de la 53ª Brigada Antiaérea del Ejército de la Federación Rusa en Kursk hasta la localidad ucrania de Donetsk, derribó el vuelo MH17 de las líneas aéreas malasias el pasado 17 de julio de 2014. A esta conclusión ha llegado la Comisión Internacional que investiga la tragedia, que costó la vida a los 298 ocupantes. Formada por expertos de Australia, Bélgica, Malasia, Holanda y Ucrania, sus miembros han reconstruido el recorrido del convoy donde viajaba la lanzadera que disparó el proyectil: desde su salida de Rusia, el 23 de junio, a la llegada a Ucrania, el 25 de junio. Las fotos y vídeos recogidos en las redes sociales han sido esenciales para el seguimiento del viaje. La identidad del centenar de sospechosos que estarían involucrados en el suceso se hará pública al final de las pesquisas, aunque la Comisión ha pedido ayuda a la ciudadanía para poder señalar a los que dieron las órdenes y a sus ejecutores. Moscú ha negado este jueves una vez más su relación con los hechos y ha acusado a Ucrania.

La Comisión ha investigado todas las fotos y vídeos donde aparece la lanzadera para compararlos después con otros vehículos similares. La señalada, formaba parte de un convoy formado por 50 vehículos y 6 lanzaderas de misiles Buk, que salió de Kursk el 23 de junio. La hilera de vehículos militares avanzaba despacio y fue preciso cortar a veces el tráfico, de modo que la Comisión ha podido reunir abundantes fotos y filmaciones efectuadas por viajeros anónimos desde sus coches. La lanzadera aparece en todas las imágenes del recorrido y tiene las mismas manchas, numeración y grietas en la carrocería, además de una rueda sin radios, que la fotografiada el 17 y 18 de julio (día de la tragedia y el siguiente) en Donetsk.

En la anterior entrega de la investigación, presentada en 2016, la Comisión ya señaló que el misil Buk había sido lanzado desde suelo ucranio controlado por rebeldes rusos. Y que la lanzadera salió de Rusia y luego regresó.

“La pregunta que nos hacemos ahora es si la Brigada 53ª lanzó también el misil. Quién y por qué, y lo estamos analizando, pues esa zona de Donetsk estaba controlada por separatistas rusos”, ha dicho Wilbert Paulissen, jefe del escuadrón de la policía holandesa destinado al caso. Bellingcat, el sitio de web fundado por el periodista británico de investigación, Elliot Ward Higgins, ya había señalado la misma brigada y el tipo de misil como las armas empleadas para derribar el avión de Malaysia Airlines. “Nosotros necesitamos estas completamente seguros antes de anunciar algo así”, ha puntualizado Fred Westerbeke, fiscal jefe holandés, al presentar lo que califica de “informe intermedio” de lo ocurrido con el vuelo MH17. El aparato cubría el trayecto entre Ámsterdam y Kuala Lumpur. “Este caso sigue abierto y a pleno rendimiento cuatro años después, y trabajaremos con independencia hasta que tengamos todas las respuestas. No es fácil, porque una parte de la información es secreta dado su carácter militar o policial. Y todavía no podemos entrar en el este de Ucrania”, ha añadido.

Antes de la presentación del informe, las familias de las víctimas publicaron una carta abierta dirigida “al pueblo ruso” en el diario Novaya Gazeta, crítico con el Gobierno. Allí preguntaban si es que “los rusos quieren vivir en un país sin verdad”. Los firmantes, de Australia, Reino Unido y Holanda, tres de los países con más muertos, aseguran que las autoridades rusas y los medios de comunicación estatales, “han hecho todo lo posible por sembrar dudas y encubrir lo ocurrido”. “No culpamos al pueblo ruso de lo que pasó. No estamos contra vosotros. Señalamos al Estado ruso y a sus líderes como responsables de la muerte de nuestros familiares”, añade la misiva. También hace un llamamiento a la cooperación oficial rusa con la investigación internacional sobre la catástrofe, para que pueda juzgarse a los responsables.

Las autoridades neerlandesas han anunciado que el juicio de cualquier sospechoso arrestado en el caso tendrá lugar en los Países Bajos en virtud de un acuerdo entre los países que participan en la investigación. Hasta la fecha, Rusia ha desmentido en varias ocasiones estar involucrada en el suceso. "La parte rusa ha presentado a las fuerzas de seguridad holandesas pruebas exhaustivas que demuestran (...) inequívocamente la implicación de los Buk ucranianos (y no rusos) en el derribo del avión de pasajeros Boeing procedente de Holanda", según un comunicado del Ministerio de Defensa ruso difundido este miércoles.

Más información