Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS Coordinado por FRANCESCO MANETTO

Youtubers y candidatos: el debate presidencial que enfrentó a dos generaciones en Colombia

Sergio Fajardo, Humberto de la Calle y Gustavo Petro contestaron las preguntas de jóvenes influenciadores con millones de suscriptores en las redes sociales

Gustavo Petro, Sergio Fajardo y Humberto de la Calle contestan preguntas de youtubers.
Gustavo Petro, Sergio Fajardo y Humberto de la Calle contestan preguntas de youtubers.

Cinco youtubers, tres candidatos presidenciales y un encuentro de generaciones. Si se deciden a desafiar el abstencionismo, los 12 millones de jóvenes colombianos convocados a las urnas pueden ser decisivos en las elecciones de este domingo 27 de mayo. Por eso, en medio del largo centenar de debates y foros que se han presentado a lo largo de la campaña, el encuentro de este martes, promocionado como #YouTubersVsCandidatos, fue una inédita oportunidad para que los millennials se involucren en los asuntos políticos.

Convocados por el periodista y columnista Daniel Samper Ospina, convertido en humorista y, como él mismo se define, un youtuber de 43 años, el exalcalde de Medellín Sergio Fajardo, el exnegociador de paz Humberto de la Calle y el exalcalde de Bogotá Gustavo Petro, los aspirantes más progresistas en el partidor, se le midieron a responder las preguntas de cinco populares youtubers con varias cajas de pizza de por medio.

El resultado fue una conversación relajada de cerca de dos horas, con los candidatos compartiendo sofá, que ya cuenta con cerca de 400.000 reproducciones y es tendencia en redes sociales. Del otro lado de los políticos estaban influenciadores digitales con un alcance nada despreciable: Kika Nieto, con seis millones de seguidores; Ami Rodríguez, con 5,7 millones; Sofía Castro, con 3,5 millones; Javier Ramírez, con 2,6 millones; y Sebastián Silva, con 614.000 suscriptores.

Aunque a los youtubers los acusan de no esforzarse por conocer la actualidad del país, como quedó en evidencia cuando varios preguntaron qué era Hidroituango, la enorme presa que provocó una alerta nacional, el espacio parece haber cumplido la meta de despertar la atención juvenil en un país donde el abstencionismo históricamente supera el 50%.

Los derechos de los homosexuales fue uno de los temas dominantes. Lo planteó desde el arranque Javier Ramírez, un expresentador de programas juveniles, cantante y actor abiertamente gay. “¿Hasta qué punto defienden los derechos de nuestra comunidad?”, les preguntó el joven de 24 años con una suerte de cresta tinturada.

De la Calle defendió con vehemencia el matrimonio igualitario, y se mostró favorable a la adopción por parte de parejas del mismo sexo, una postura en la que lo acompañó Fajardo. “La sexualidad no determina la calidad de la crianza”, complementó el también exgobernador de Antioquia, tercero en las encuestas que conceden el primer lugar al ausente senador uribista Iván Duque. El segundo en los sondeos es Petro, que llegó con media hora de retraso, pero se mostró en la misma línea de defensa de las libertades individuales. El quinto candidato en contienda, el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, canceló sobre la hora.

Otro de los momentos destacados, que dejó en evidencia el contraste de generaciones, ocurrió cuando surgió el tema del maltrato de los animales y las corridas de toros. De la Calle, uno de los artífices de la constitución del 91, confesó que solía ir a la fiesta brava por haber nacido en Manizales, donde goza de amplia popularidad, pero después ha ido entendiendo que induce a la violencia. Fajardo también admitió una "evolución" que lo llevó a retirar el patrocinio oficial de los toros cuando era gobernador de Antioquia. Y Petro martilló el tono antitaurino que lo ha caracterizado desde la alcaldía de Bogotá, cuando prohibió la fiesta brava en una polémica decisión que reversaron las cortes.

En términos generales, se percibió sintonía entre los tres aspirantes, a pesar de algunos cruces entre Fajardo y Petro, que compiten por el paso a segunda vuelta. Entre las promesas, De la calle dijo que eliminaría el servicio militar obligatorio y el exalcalde de Medellín se comprometió con un gabinete paritario entre hombres y mujeres. Y cada vez que surgió el tema del proceso de paz, aprovecharon para fustigar a Duque, el único que promete cambiar lo acordado con las otrora Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), hoy desarmadas y convertidas en partido político.

En la caza de votos, varios ya se han quitado el ropaje solemne de la política y también se le han medido a desafíos en el canal de YouTube del satírico Samper Ospina. Fajardo comió picante para mostrar que estaba lejos de la tibieza que le achacan e incluso Vargas Lleras se dejó pegar un coscorrón como el que le propinó a uno de sus escoltas en un episodio que sus críticos no dejan de recordarle. Duque y Petro, los líderes de los sondeos, han declinado la invitación.

Más información