Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres empresas belgas son procesadas por exportar sustancias químicas a Siria

El juicio por el envío sin autorización de 168 toneladas de isopropanol, usado para fabricar gas sarín, comenzará el 15 de mayo

El puerto de Amberes, el lunes 25 de junio 2017.rn
El puerto de Amberes, el lunes 25 de junio 2017. Getty Images

Tres empresas belgas han sido denunciadas por las autoridades aduaneras del país por haber exportado a Siria sin la autorización necesaria un producto utilizado para fabricar armas químicas como el gas sarín. Entre mayo de 2014 y diciembre de 2016, las compañías flamencas —AAE Chemie Trading, Anex Customs y Danmar Logistics— exportaron en 24 envíos 168 toneladas de isopropanol, un componente químico presente en desinfectantes y productos de limpieza, según ha revelado la revista flamenca Knack. El juicio comenzará el próximo 15 de mayo en Amberes.

Además del isopropanol, las empresas también exportaron otras sustancias: 77 toneladas de metanol, 219 toneladas de acetona y 21 toneladas de diclorometano. Desde julio de 2013, la exportación de estos productos a Siria necesita una autorización especial porque fue prohibida por la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ). Sin embargo, según el proyecto de investigación periodístico Bellingcat y la organización sin ánimo de lucro alemana Syrian Archive, Bélgica es el único país europeo que ha continuado con la exportación de isopropanol a Siria después de esta fecha.

El pasado 7 de abril, un supuesto ataque con gas letal contra la población civil de Duma (Siria) causó al menos 60 muertos. Apenas una semana después, en una operación conjunta, Estados Unidos, Francia y Reino Unido atacaron al régimen de Bachar el Asad como respuesta a lo ocurrido. De confirmarse, el de hace dos semanas no sería el único ataque con armas químicas que se ha registrado en el país en estos siete años de guerra. Según la información recogida por la ONU a enero de 2018, en los últimos cinco años se perpetraron 34 ataques de este tipo.

Las tres empresas flamencas, que han alegado que siempre actuaron de "buena fe", se enfrentan a un delito que en Bélgica está penado con hasta cinco años de cárcel. "Siempre hemos cumplido totalmente con los controles de los oficiales de aduana en el puerto de Amberes", ha afirmado una portavoz de Danmar Logistics a Reuters, refiriéndose también a la empresa AAE Chemie. Según revela la revista flamenca, las empresas alegan que no sabían que se necesitaba un permiso especial para las exportaciones. 

AAE Chemie ha confirmado que envió isopropanol con una concentración igual o superior al 95% a Siria, pero se defendió diciendo que hace 20 años que comercia con empresas privadas del país árabe y que "ninguna de estas compañías está en una lista sospechosa". Cuando la concentración de isopropanol es superior a 95%, puede ser usado para la fabricación de armas químicas. Danmar Logistics, la empresa logística responsable del envío de los químicos, también confirmó las exportaciones a Siria. En una declaración a la revista Knack, un portavoz informó de que los químicos eran enviados a empresas de pintura y fabricación de cuero no solo en Siria sino también en Líbano y Jordania. Según las empresas, las autoridades aduaneras estaban al corriente de las exportaciones. 

El ministro de Finanzas, Johan Van Overtveldt, ha declarado este miércoles a la cadena RTL-Info que "todo ha sido efectuado en la legalidad y que la pregunta es ahora saber si las empresas implicadas han rellanado de manera correcta los formularios". 

Mientras empiece el juicio, varias formaciones políticas han culpado al Gobierno del primer ministro Charles Michel de priorizar cuestiones económicas sobre temas de derechos humanos. No es la primera vez que Bélgica se encuentra envuelta en una polémica por la exportación de armas al extranjero. En 2012, la empresa de armamento FN Herstal envió armas a movimientos insurgentes en Libia.

Más información