Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Putin vence con el 76% de los votos en unas elecciones a su medida

En diversos colegios, observadores denunciaron irregularidades. La participación fue del 67,4%, con el recuento al 99,8%

Cientos de partidarios de Putin celebran en Moscú el anuncio de los resultados provisionales, este domingo.

Vladímir Putin, de 65 años, ha ganado las elecciones presidenciales rusas con su mejor porcentaje de la historia, un 76,66% de los votos con el escrutinio casi finalizado, con el 99,8% de los votos. El mandatario, que reunió el equivalente a 56,2 millones de votos, conjuró también el peligro de abstención, según los datos de participación facilitados por la Comisión Electoral Central este lunes, con el 67,4%, más de 73,3 millones de personas.

El segundo candidato más votado este domingo ha sido el millonario comunista Pável Grudinin, que logró el 11,8 % de los votos (unos 8,6 millones de votantes); seguido por el ultranacionalista Vladímir Zhirinovski, con el 5,6% (equivalente a 4,1 millones). La periodista Ksenia Sobchak, la tercera mujer en participar en unos comicios presidenciales en la historia de Rusia, logró el 1,67 % (equivalente a 1,2 millones de votantes), mientras que el histórico líder liberal Grigori Yavlinski consiguió el respaldo del 1,04 % de los votantes, según informa France Presse. Los otros tres candidatos presidenciales no superaron la barrera del 1%.

Putin compareció por la noche en un concierto que se celebraba en el centro de Moscú para conmemorar el cuarto aniversario de la anexión de Crimea. En el escenario, radiante y eufórico, el líder agradeció a sus seguidores el apoyo prestado y el “resultado” conseguido. Según Putin, “ha ganado nuestro gran equipo nacional” y “nos espera el éxito”. “Necesitamos la unidad para avanzar”, jaleó el presidente ante una multitud enfervorecida que empezó a gritar: “Rusia, Rusia”.

En una rueda de prensa posterior, el presidente ruso pidió “unidad” para realizar “un salto radical” e insistió en la idea de “equipo”. El mandatario interpretó su victoria como un “reconocimiento” de lo hecho, “confianza” por lo que hace y “esperanza” por lo que se hará. Sobre posibles cambios en el Gobierno, Putin afirmó que decidirá al respecto tras su investidura, el próximo mes de mayo.

El resultado de las elecciones en Rusia es equivalente a un “referéndum”, según manifestó un miembro de su equipo electoral antes de conocer los resultados definitivos. En 2000, el actual jefe del Estado obtuvo un 52,94% de los votos; en 2004, logró un 71,31% y en 2012, un 63,60%. Dmitri Medvédev, alcanzó un 70,28% cuando fue elegido presidente por cuatro años en 2008. Fue bajo su presidencia cuando se modificó la legislación para ampliar el mandato de 4 a 6 años y para permitir que un presidente pudiera permanecer en el puesto más de dos mandatos. En cuanto a la participación, ésta fue de 65,34% en 2012, tras el 69,81% en 2008, cuando se votó a Medvédev, y del 68,70% en 2000 cuando Putin fue elegido presidente por primera vez, tras ser designado como sucesor por Boris Yeltsin.

Putin recibió más del 90% de los votos en cinco regiones o repúblicas del país, entre ellas Crimea. El presidente ruso necesitaba especialmente esta participación para mostrar al mundo su derecho a la anexión de Crimea y su legitimidad con una acción que le ha enfrentado a sus antiguos socios occidentales, según manifestó el político Vladímir Rizhkov.

En diversos colegios, los observadores denunciaron irregularidades, entre ellas pucherazos efectuados frente a las cámaras de televisión por miembros de las comisiones electorales, que actuaban sin miedo de las consecuencias de sus acciones (hasta cuatro años de cárcel y 100.000 rublos de multa, unos 1.400 euros). El candidato del Partido Comunista, denunció que los comicios  habían sido los “más sucios de los que han tenido lugar en el espacio postsoviético”.

No obstante, Serguéi Spilkin, un experto electoral respetado, afirmó a este periódico que “los resultados reflejan la realidad del país” y que “las irregularidades sucedieron sobre todo antes de las elecciones y no durante la jornada electoral”. “Las autoridades”, señaló, “se pueden permitir castigar las infracciones”.

Los pucherazos como mínimo se registraron en la región de Moscú, en Chechenia y en la región de Krasnodar, en el sur de Rusia. En la localidad moscovita de Luberzi, los mismos miembros de la comisión electoral manipularon el proceso antes de comenzar la jornada. En Krasnodar y en Bashkiria, aparecieron falsos observadores que, haciéndose pasar por observadores del partido Yábloko, ocupaban el puesto de los verdaderos.

Putin votó por la mañana en un colegio electoral situado en la Academia de Ciencias en Moscú. El presidente votó en una urna electrónica con voz que recibió su papeleta con las palabras: “gracias, usted ha votado”. Interrogado sobre qué porcentaje de votos consideraba un éxito, Putin dijo: “cualquiera que dé derecho a ejercer el cargo de presidente”. Afirmó además estar “seguro de que el programa" que propone "para todo el país es el correcto”.

División opositora

De la jornada electoral destacó la presencia de Ksenia Sobchak en el cuartel general de Alexéi Navalni, el aspirante a presidente que fue vetado de la carrera electoral. Ambos se enzarzaron en una crispada discusión en la que Navalni acusó a Sobchak de haber recibido una gran cantidad de dinero para participar en los comicios. Sobchak negó esta acusación y pidió a su interlocutor que se uniera a ella para agrupar a toda la oposición liberal. Navalni la llamó “hipócrita y mentirosa desde el principio al fin”, “candidata liberal caricaturesca” e “instrumento” del Kremlin.

Los ciudadanos rusos que residen en Ucrania no pudieron votar durante la jornada porque Kiev prohibió que se usaran las sedes diplomáticas de Moscú como colegios a modo de represalia por la celebración de elecciones en los territorios anexionados de Crimea y Sebastopol. En Ucrania hay cerca de 72.000 electores rusos. La policía ucrania solo admitió al personal diplomático en la Embajada y los consulados rusos en Kiev, Járkov, Odesa y Lviv e invocó razones de seguridad y provocaciones con posibles consecuencias graves.

Entre los observadores de la oposición rusos hubo conflictos debido a la decisión de Nalvani de mandar sus propios observadores (acreditados a nombre de otros contendientes oficiales) a Chechenia, lo que según el partido Yábloko suponía un peligro para ellos y para la gente que contactaran en aquella república. Como observadores internacionales participaron en los comicios un total de 14 organizaciones, con 1.513 observadores.

Más información