Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dmitri Medvédev, el delfín de Putin, gana abrumadoramente las presidenciales de Rusia

Según los primeros resultados oficiales, el sucesor de Vladímir Putin ha recibido el 66,53% de los votos.-Medvédev dice que confeccionará el gobierno con colaboración directa con Putin

Dmitry Medvédev, el hombre escogido por Vladímir Putin para sucederle, lidera con 66,53% de los votos las elecciones presidenciales de Rusia, tras escrutarse el 31% de las mesas, obteniendo así una abrumadora victoria en unos comicios plagados de irregularidades, según los pocos observadores internacionales presentes, y criticados como "farsa" por la oposición.

"Podemos preservar la senda marcada por Vladimir Putin y tenemos todas las oportunidades para hacerlo", ha afirmado Medvédev apenas dos horas después del cierre de las urnas, subido al escenario de un concierto de rock en Moscú.

"Estamos escogiendo nuestro camino, un camino de desarrollo a largo plazo y tenemos la oportunidad de cimentar la estabilidad y recorrer la senda que hemos estado siguiendo en los últimos años", ha añadido antes de que Putin le diese la replica subido el mismo escenario.

"Las elecciones se han celebrado. Nuestro candidato, Dimitri Anatolievich Medvédev, tiene una ventaja sólida. Las elecciones se desarrollaron en estricta conformidad con la Constitución", ha proclamado el ex presidente.

Según las primeras cifras oficiales difundidas por la Comisión Electoral Central, Medvéded ha arrasado, como estaba previsto, en los comicios. Sondeos a pie de urna le daban casi el 70% de los votos. Según la encuesta efectuada por el Centro de Estudio de la Opinión Pública, el candidato comunista Guennadi Ziugánov conseguiría el 19,01%, seguido del ultranacionalista Vladímir Yirinovski, con el 11,69%, mientras que el cuarto y último candidato, Andréi Bogdánov, sumaría el 1,46% de los sufragios.

Putin seguirá siendo protagonista

En sus primeras declaraciones, Medvéded ha dejado claro quién ejercerá el poder real en Rusia al asegurar que su futuro gobierno será consensuado con Putin, que pasa ahora a ostentar el cargo de primer ministro, y sus políticas serán "una continuación" de la presidencia de Putin.

Pero no será hasta después del 7 de mayo cuando se anuncien cambios en el admnistración rusa. Será ese día cuando Medvédev sea investido nuevo presidente, según ha anunciado esta noche Serguéi Sobiánin, jefe del gabinete de la Presidencia de Rusia.

"Podremos hablar de cambios en la administración y el gobierno después del 7 de mayo, cuando la investidura tenga lugar", ha dicho Sobiánin, que también es el jefe de campaña de Medvédev.

La Comisión Electoral Central ha dado a conocer que el índice de participación en las presidenciales rusas ha alcanzado el 67% a comienzos de la tarde, según el director del organismo, Vladímir Churov, quien ha destacado un nivel de asistencia superior en cinco puntos a las elecciones parlamentarias del pasado mes de diciembre, y similar al registrado a esa altura en las presidenciales de 2004.

Sólo en Moscú estaban llamados a votar más de 7 millones de los cerca de 109 millones de electores del país.

Comicios poco regulares

Pero los comicios no se han visto exentos de críticas. El pequeño grupo de observadores occidentales que evaluaba las elecciones ha manifestado su preocupación por las irregularidades en los comicios y el manejo de la campaña durante las horas previas a las votaciones.

Además, una organización supervisora independiente rusa ha indicado que sus observadores frustraron intentos de rellenar las urnas de votación en la región de Moscú antes de que se iniciara el proceso electoral.

Los 23 legisladores del Consejo de la Asamblea parlamentaria de Europa son el único equipo occidental de observación en el territorio ruso luego de que dos de los tres entes supervisores de elecciones rechazaron la invitación.

"Nuestras dudas dentro de la delegación del Consejo de Europa están más relacionadas con las campañas, que tuvieron acceso desigual a los medios," ha dicho a la agencia Reuters el parlamentario polaco Tadeusz Iwinski desde la ciudad de Yaroslavl, 260 kilómetros al norte de Moscú.

De acuerdo a Iwinski, la delegación observadora limitó su supervisión a los locales de votación en Yaroslavl y las dos principales ciudades de Rusia, Moscú y San Petersburgo. El legislador también se ha referido a la falta de debates televisivos apropiados, a los que Medvedev, se negó a asistir, como un ejemplo de la debilidad de las elecciones.

Golos, un ente supervisor ruso independiente, ha señalado por su parte que sus 2.000 observadores encontraron otros ejemplos de fraude electoral a lo largo del país.

"El escenario es sombrío. Está claro que en las regiones, donde los resultados son muy altos, por sobre el 90%, la proporción de votos a favor de Medvedev también lo serán", ha dicho Liliya Shibanova, directora general de la organización.

Por otra parte, el parlamentario británico Nigel Evans ha manifestado estar sorprendido de que los funcionarios electorales vieran cómo algunas personas votaban en tres locales electorales distintos. "Lo encuentro muy irregular", ha afirmado.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, ha descartado las críticas, al afirmar que la alta presencia de votantes pronosticada "habla de la activa participación política de la gente de Rusia y muchos de ellos están escogiendo votar por una continuación de los cambios".

La oposición anuncia protestas

En tanto, la oposición rusa ha convocado para mañana lunes dos marchas en Moscú y San Petersburgo para protestar por la "farsa" de las elecciones presidenciales de hoy. "Las protestas comenzarán a la misma hora en ambas ciudades,

a las 17.00", ha anunciado hoy a la agencia Efe Ludmila Mámina, portavoz de La Otra Rusia, movimiento que convocó el acto y que incluye a liberales, nacionalistas y activistas de izquierda.

Entre los que han confirmado su presencia se encuentra el ajedrecista Garry Kaspárov y los activistas del Frente Cívico Unido (FCU), formación que fundó en 2005 para desbancar al presidente Putin.