JUAN GABRIEL VALDÉS | EXEMBAJADOR DE CHILE EN EE UU

“El muro de Trump afecta al conjunto de América Latina”

El líder de la diplomacia chilena en EE UU hasta el pasado 11 de marzo analiza las relaciones entre América Latina y Washington

Juan Gabriel Valdés, exembajador de Chile en EE UU.
Juan Gabriel Valdés, exembajador de Chile en EE UU.Roberto Candia / Embajada de Chile

Días antes de abandonar su puesto como embajador de Chile en Estados Unidos, Juan Gabriel Valdés recibe a EL PAÍS para analizar el estado de la política estadounidense y las relaciones entre la Administración de Donald Trump con América Latina.

Pregunta. Tras más de un año de presidencia Trump, ¿tiene esta Administración una política hacia América Latina?

Respuesta. Lo que está sucediendo en EE UU va a tener una repercusión importante en las relaciones con América Latina. La relación de posguerra fría estuvo basada en tres entendimientos: la creación de una integración hemisférica basada en el libre comercio y el estado de derecho; EE UU como el líder regional en la defensa de los derechos humanos, la democracia y el respeto mútuo; y Washington como fiel aliado del multilateralismo. Hoy en día esos entendimientos están en cuestión. Vemos proteccionismo, la negociación del Nafta y la salida del TPP (Acuerdo Transpacífico), la construcción de muros, y un vocabulario que ofende a América Latina y a los latinoamericanos. Tampoco hay una preferencia por los regímenes que defienden los derechos humanos y EE UU está abierto a la posibilidad de tener amistades con regímenes inaceptables como el de Filipinas. Antes no era así.

La región tiene este año un complejo periodo de elecciones: Brasil, Colombia, Paraguay...entre otros. Nunca antes desde el fin de las dictaduras América Latina había enfrentado coyunturas de la misma importancia como las que afronta este año. Contábamos antes con que EE UU era un firme apoyo a esos procesos democráticos. América Latina siempre entendió que EE UU sería un ejemplo en el diálogo democrático. Eso ha cambiado. El muro no sólo afecta a México, sino al conjunto de América Latina.

P. El Gobierno de Trump todavía tiene que rellenar muchos puestos claves en el Departamento de Estado y sus embajadas en América Latina. ¿Cómo han negociado con EE UU?

R. Esta es otra gran preocupación. Los mejores interlocutores que hemos tenido en EE UU se van de sus funciones y obviamente los embajadores que estamos aquí nos encontramos con grandes dificultades para encontrar canales válidos. No digo que no haya, hay algunos interlocutores de gran calidad y con quienes tenemos confianza. Pero esta no es hasta el momento un Administración con la que haya apertura al diálogo.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

En la Casa Blanca hemos tenido muy buena relación con el Consejo Nacional de Seguridad. Pero más allá de la voluntad de las personas, en esta Administración se ha construido un ambiente de trabajo marcado por cierta incertidumbre. A menudo se crean climas incómodos por frases dichas en Twitter, que afectan como nos podemos acercar al Gobierno de EE UU.

P. ¿Cómo avanza la relación bilateral?

R.La relación entre Chile y EE UU es fuerte, firme y estable. Tenemos distancia física con EE UU y nos importa mucho el Asia-Pacífico. Un cambio de Administración no es un cambio en la política exterior hacia EE UU. Nuestros vínculos van más allá y también se encuentran en las relaciones que se han formado a nivel de ambas sociedades.

P. Usted llegó aquí cuando Barack Obama, se va con Donald Trump. Dos polos opuestos. ¿Cuál representa mejor a EE UU?

R. La sociedad norteamericana pasa por un momento extraordinariamente difícil. El evidente aumento de la desigualdad está afectando a grupos que se sienten dejados de lado por la globalización. EE UU se está desmitificando por los propios estadounidenses. Eso es algo muy sano en un país, cuando es capaz de dejar los mitos de su historia y mirarse al espejo para darse cuenta de sus problemas tan profundos. Son problemas tienen que ser resueltos con la reflexión colectiva. Desde que ganó Trump me he dedicado a leer historia de EE UU y esto no es nuevo en su historia, ha habido momentos dramáticos, que llevaron en su día a una guerra civil.

P. Venezuela lleva meses en crisis. Chile y otros países lideran la presión contra el régimen de Maduro. ¿Qué nos esperan los próximos meses?

R. Veo la situación con una enorme preocupación. Esta es la catástrofe autoinfligida más grande que uno pueda recordar y quizás es difícil encontrar casos similares en la historia; en que un Gobierno decide hacer pedazos la economía de su país de una manera deliberada. El proceso de reconstrucción va a demandar un esfuerzo gigantesco de la región. Las elecciones tal cual están planteadas no conducen a ninguna solución. Pero también se han cometido grandes errores en el proceso de diálogo. Chile sigue rechazando una solución de fuerza. Solo vale un diálogo honesto.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50