Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Polonia se disculpa con los judíos por la persecución de 1968

La declaración de Andrzej Duda se produce en un contexto de tensión entre Varsovia e Israel por una polémica ley sobre el Holocausto.

Andrzej Duda ofrece un discurso durante una ceremonia que conmemora a las víctmas del régimen comunista este jueves en Varsovia.
Andrzej Duda ofrece un discurso durante una ceremonia que conmemora a las víctmas del régimen comunista este jueves en Varsovia. EFE

El presidente polaco Andrzej Duda pidió perdón este jueves a los judíos expulsados de su país durante la campaña antisemita de 1968.

"Perdonen, por favor, perdonen a la República, a los polacos, a la Polonia de entonces", declaró Duda dirigiéndose a los judíos forzados al exilio y a sus familias, subrayando que "la Polonia libre e independiente de hoy no es responsable". Su declaración, a la que se añade una ofrenda floral en la estación de ferrocarril de Varsovia donde empezaron a salir los primeros judíos por el Gobierno comunista, se produce en un contexto de tensión entre Varsovia e Israel por una polémica ley sobre el Holocausto.

En febrero, el Gobierno polaco aprobó una ley de revisión histórica del Holocausto. La nueva norma, propuesta por el ultraconservador y nacionalista Ley y Justicia (PiS) —el partido del Gobierno—, prevé castigar con hasta tres años de cárcel el uso de la expresión "campos de concentración polacos" para referirse a los centros de exterminio de judíos situados en el territorio del país centroeuropeo bajo la ocupación nazi.

La nueva legislación, criticada con dureza por Estados Unidos e Israel, también tipifica penalmente las acusaciones a Polonia de complicidad con los crímenes del Tercer Reich. "Cada polaco tiene el deber de defender el buen nombre de Polonia. Al igual que los judíos, también fuimos víctimas", afirmó el pasado febrero la ex primera ministra Beata Szydlo.

La alocución de este jueves del presidente se enmarca en el cincuenta aniversario del llamado ‘Marzo de 1968’ o ‘Acontecimientos de marzo’. En aquel momento, el Gobierno comunista de la República Popular de Polonia, debilitado por los sucesos de la Primavera de Praga en la vecina Checoslovaquia, inició una intensa campaña de persecución de disidentes que tuvo un carácter marcadamente antisemita y obligó a cerca de 20.000 judíos a exiliarse del país. Entre ellos, abandonaronm la nación supervivientes del Holocausto e intelectuales como el filósofo Leszek Kolakowski y el sociólogo Zygmunt Bauman.

Duda también tuvo palabras de reconocimiento para los estudiantes que protagonizaron las protestas contra el comunismo en la década de los sesenta, a los que ha calificado como "héroes por la libertad de Polonia".

Más información