Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España presenta un plan de ayuda a México tras los sismos de 2017

Las empresas privadas con presencia en el país norteamericano participarán en el proyecto

La embajadora mexicana Roberta Lajous habla el martes durante la presentación del plan en Madrid. Ampliar foto
La embajadora mexicana Roberta Lajous habla el martes durante la presentación del plan en Madrid. EFE

España presentó este martes en Madrid un plan para ayudar en la reconstrucción de México tras los sismos que sacudieron el país el 7 y el 19 de septiembre de 2017. Más de 400 personas murieron a causa de los terremotos, según el recuento oficial, y cerca de 250.000 perdieron su vivienda. Solo en la Ciudad de México está previsto que sean demolidos 120 edificios y más de 5.000 casas; otras 200 edificaciones deberán ser reforzadas. Empresas privadas españolas con presencia en México participarán en el proyecto.

España envió para la atención de la catástrofe una Unidad Militar de Emergencia para colaborar en las labores de rescate y ofreció atención psicológica a los damnificados mediante la ONG Save the Children. Más de 70 empresas españolas también hicieron aportaciones para paliar la emergencia, según la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), institución que lidera el nuevo proyecto.

Ahora ha llegado el momento de contribuir a la rehabilitación a largo plazo. El Gobierno mexicano ha cifrado en 1.700 millones de dólares el costo de la reconstrucción. “La fase de rehabilitación requerirá de un mayor volumen de recursos y esfuerzo en un ambiente de diálogo entre diferentes actores, un esfuerzo que esta alianza se propone coordinar e impulsar para lograr el mayor impacto de cada una de las iniciativas”, afirmó el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Fernando García Casas, durante la presentación de la denominada Alianza para la Rehabilitación posterremotos, en la que estuvo acompañado de la embajadora mexicana en Madrid, Roberta Lajous, y de representantes de empresas españolas del sector de la construcción, la energía y la hostelería, entre otros. España es el segundo mayor inversor en México con más de 49.000 millones de dólares, solo por detrás de Estados Unidos.

El Fondo Mixto de Cooperación España-México ya aprobó en febrero tres proyectos enfocados en la reconstrucción de Oaxaca, uno de los Estados más afectados, con 33.000 viviendas totalmente destruidas. El primero de estos planes, En casa Oaxaca 2017, busca “llevar luz a comunidades alejadas a través de paneles solares” y mejorar, en general, el acceso a servicios básicos, según la Aecid.

La empresa privada

En segundo lugar, está Iniciativas de reactivación económica regional, destinada a los artesanos locales; y, finalmente, Recuperación de medios de vida y vivienda en 12 comunidades, en el que la Fundación Banamex, el Programa de la ONU para el Desarrollo, la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional y la propia Aecid aportarán 45 millones de pesos (cerca de 2,4 millones de dólares). El Fondo Mixto llevó a cabo otros 33 proyectos entre 2014 y 2017 con una inversión de unos 10 millones de dólares mediante alianzas público-privadas.

El terremoto del 7 de septiembre, de 8,2 grados de magnitud, tuvo epicentro en el golfo de Tehuantepec, a 119 kilómetros de la costa del Estado sureño de Chiapas. Los principales daños causados por el sismo, que también alcanzó el centro del país, se vivieron en el sureste mexicano. La tragedia causó más de 100 víctimas mortales y alrededor de 900 heridos.

Menos de dos semanas después, justo el mismo día en que se cumplían 32 años del terremoto que devastó la Ciudad de México en 1985 y apenas dos horas después de realizado un simulacro colectivo, la tierra volvió a estremecerse. Un nuevo sismo de magnitud 7,1 sacudió el centro del país con un saldo de más de 300 muertos y más de 7.000 heridos. Miles de edificaciones resultaron afectados.