Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU advierte que las campañas de las farmacéuticas agudizan la crisis de los opiáceos en EE UU

Trump defiende que se emprendan acciones legales contra estas compañías y sugiere que se imponga la pena de muerte a los narcotraficantes

El presidente Trump en un evento sobre los opiáceos en la casa Blanca
El presidente Trump en un evento sobre los opiáceos en la casa Blanca AFP

La prevención no es suficiente para hacer frente a la crisis de la drogodependencia, que está ganando escala en países como Estados Unidos por creciente la adicción a opiáceos sintéticos con el fentanilo. Naciones Unidas urge por eso que se dedique más recursos al tratamiento, la rehabilitación y la reinserción social de los afectados ya que solo una de cada seis personas enganchadas tiene acceso a estos programas.

El abuso de medicamentos sujetos a receta plantea un reto enorme en el caso de EE UU. La ONU expresa “especial preocupación” con la situación, que está provocando un aumento considerable de las sobredosis y de las muertes. “Se han cuadruplicado desde 1999”, señala, “porque muchas personas que consumen estas drogas no son conscientes de que contienen fentanilo, que es más potente que la heroína”.

“Las agresivas campañas de promoción de medicamentos que contienen opiáceos están agudizando aún más el problema”, señala las Naciones Unidas, que destaca la necesidad de que se adopten medidas de sensibilización del público y sistemas de vigilancia de la cadena de producción y abastecimiento de medicamentos que están sujetos a prescripción médica para hacer frente al problema.

Pero la ONU señala también que el consumo de heroína crece en EE UU de manera “considerable” porque muchos adultos jóvenes buscan mantener la adicción generada por el consumo de opiáceos que les habían recetado para el tratamiento del dolor. La dificultad para acceder al seguro médico, añade, “obstaculiza el control de la adicción y la prestación de cuidados y tratamiento adecuados”.

Las recomendaciones de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, con sede en Viena, se publicaron el mismo día que la Casa Blanca acogió una reunión dedicada a la crisis de los opiáceos. El presidente Donald Trump dijo que está hablando en el fiscal general, Jeff Sessions, para que emprendan acciones legales contra las compañías que venden y distribuyen estas sustancias altamente adictivas.

“Hay gente que entra en los hospitales con un brazo roto y sale adicta a los calmantes”, explicó. El presidente dijo que hay estados y ciudades, como la de Nueva York, que están actuando ya en este sentido. También surgirió que se imponga la pena de muerte a los narcotrafiantes,"algunos países tienen la pena más dura posible y tienen muchos menos problemas con las drogas que nosotros". "Matan a cientos y cientos de persona y muchos ni si quiera van a la cárcel".

Este órgano de la ONU es el encargado de velar por el cumplimiento de las convenciones internacionales sobre narcóticos a escala global. Viroj Sumyai, su presidente, insiste que las medidas que se adopten para controlar el uso de las drogas deben ser “proporcionadas” y recordó que cualquier acción debe respetar los derechos humanos. También insiste en que el acceso a los servicios de tratamientos “es un elemento del derecho a la salud que debe ser protegido”.

Sobre la legalización del cannabis para uso médico y recreativo, considera que puede reducir “la percepción de los riesgos asociados a su consumo”. El informe señala en este sentido que la disponibilidad de la marihuana crece en regiones como la de América Latina por las políticas liberalizadoras. Es una reflexión que hace también para EE UU, donde son los estados los que están legislando por su cuenta.

También señala que la producción de metanfetamina en México crece y supone el 66% de esta droga sintética detectada en Estados Unidos. El informe precisa que en 2016 se incautaron más de 26.000 kilos de esta sustancia en la frontera entre los dos países, lo que supone un incremento del 35% en un año. La Junta recuerda también que México es un país de tránsito clave de cocaína y productor de heroína

Más información