Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alerta de misiles contra Hawái la activó un funcionario al “apretar el botón equivocado”

Estados Unidos investiga estupefacto el error que avisó a toda la población de Hawái de que estaba siendo atacada

Captura de la alerta a móviles que se recibió en Hawái el sábado por la mañana.

Unos buscaron refugio para los niños. Otros no quisieron asustarlos y trataron de aparentar normalidad, rezando y esperando la muerte. Muchos mandaron mensajes de despedida a sus seres queridos. Durante 38 minutos de angustia, la población de Hawái pensó que estaba siendo atacada con misiles, porque se lo había dicho su propio Gobierno. La alerta a móviles, enviada por error, deja en el aire preguntas trascendentales sobre los protocolos de aviso a la población en caso de ataque y las consecuencias que puede tener un fallo como este, precisamente en un momento en que Corea del Norte ha hecho real esa amenaza por primera vez desde la Guerra Fría.

A las 8:07 de la mañana locales, un número indeterminado de teléfonos móviles en Hawái recibió el siguiente mensaje de texto del servicio de alertas oficial: “AMENAZA DE MISIL BALÍSTICO EN DIRECCIÓN A HAWÁI. BUSQUE REFUGIO DE INMEDIATO. ESTO NO ES UN SIMULACRO”. Así, en mayúsculas. El avisó también interrumpió la programación de televisión y de radio de forma automática. Algunas alarmas antiaéreas también sonaron, pero no la mayoría.

La Agencia de Emergencias en Honolulu tardó 10 minutos en avisar de que no había ningún misil en dirección a las islas. Lo hizo en Twitter. Luego llegaron los anuncios por radio y televisión. Hasta las 8:45 de la mañana no envió una nueva alerta a móviles para frenar la histeria y el desconcierto. “Lo que ha ocurrido es totalmente inaceptable”, reconoció el gobernador, David Ige, en una rueda de prensa para explicar lo que había pasado.

Según la versión preliminar facilitada por Ige y por Vern Miyagi, el administrador de la agencia, un empleado del servicio de emergencias “apretó el botón equivocado” durante un cambio de turno. No hay un procedimiento automático para enviar las alertas. Es un proceso de dos pasos, en el que el sistema avisa: “¿Seguro que quieres hacer esto?”. Hay alguien al frente de este sistema de alertas las 24 horas del día, en tres turnos. Asimismo, se hacen pruebas periódicamente. En un cambio de turno, el empleado creyó que estaba haciendo una prueba. No se dio cuenta del error hasta que recibió la alerta en su propio móvil.

Ige y Miyagi no dijeron si se va a tomar alguna medida disciplinaria contra la persona. “Esto no volverá a suceder”, dijo el gobernador. La primera medida ha sido cambiar el protocolo para enviar las alertas. A partir de ahora, tendrá que ser revisado por dos personas. La Comisión Federal de Comunicaciones, que tiene la jurisdicción sobre los servicios de emergencia, ha anunciado una investigación completa de lo sucedido.

Durante más de media hora de angustia, la reacción de la población dio una idea impactante de lo que sería un ataque real contra norteamericanos que nunca han vivido esa amenaza. Stacey Bow contaba a la agencia Reuters que despertó a su hija de 16 años con la noticia y “se puso histérica, llorando”. Michael Barstis contaba al Wall Street Journal que su esposa y él pasaron esos minutos en el salón, rezando en silencio, abrazando y besando a sus hijos. “Alguien tiene que pagar por esto”, decía Barstis.

Algunos de los mejores jugadores de golf del mundo, que estaban en un hotel de Honolulu para participar en un torneo, tuitearon sus reacciones. “Estoy debajo de colchones metido en la bañera con mi mujer, mi bebé y mis suegros”, tuiteó John Peterson. “Por favor, Señor, que la amenaza no sea real”. No se veía nada igual desde hacía décadas. Hawái no tiene refugios nucleares.

El error se produce precisamente en Hawái, el territorio de Estados Unidos más expuesto a un posible ataque nuclear de Corea del Norte, lo que contribuyó a reforzar la credibilidad de la amenaza. En su último discurso televisado, el dictador Kim Jong-un aseguró que tenía sobre su mesa un botón nuclear que utilizaría para disuadir a Estados Unidos. La verdadera capacidad de ataque con misiles balísticos de Corea del Norte es un misterio, pero hay consenso entre los expertos militares en que está en condiciones de alcanzar el territorio continental de Estados Unidos y, desde luego, Hawái. El territorio más cercano a la amenaza tiene 1,4 millones de habitantes. Por ahora, las pruebas de misiles que ha hecho Corea del Norte solo han llegado hasta aguas de Japón.

Más información