Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Los astros se alinean en la Europa de Macron

El preacuerdo entre la conservadora Merkel y el socialdemócrata Martin Schulz apunta al proyecto alemán más europeísta en décadas

La canciller alemana, Angela Merkel (centro) con el líder de los democristianos, Horst Seehofer (izq) y de los socialdemócratas rn Martin Schulz (der.) este viernes en Berlín.
La canciller alemana, Angela Merkel (centro) con el líder de los democristianos, Horst Seehofer (izq) y de los socialdemócratas Martin Schulz (der.) este viernes en Berlín. Getty Images

Cuando todo parecía abocado al desastre, Europa suma nueve meses de buenas noticias y de Berlín acaba de llegar la mejor. El principio de acuerdo para otra Groko (Grosse Koalition) es el principio del fin del largo invierno europeo que arrancó en 2003 la fractura el continente por la guerra de Irak, seguida de las heladas del no francés a la Constitución Europea dos años después y la glaciación por el euro y los refugiados. Se abre la oportunidad de oro para esa “refundación” de Europa prometida por Emmanuel Macron, el primer mandatario francés del que se fía Merkel desde que ocupó la cancillería hace 12 años.

El año que ha empezado con dos noches de superluna augura un alineamiento astral para la UE. El preacuerdo entre la conservadora Merkel y el socialdemócrata Martin Schulz apunta al proyecto alemán más europeísta en décadas. Es Europa la clave de su alianza, concretada en el objetivo explícito de reforzar el eje franco-alemán, ese que no ha funcionado ni con Sarkozy ni con Hollande porque no le resultaban fiables a Merkel.

El acuerdo base entre la CDU-CSU y el SPD, alcanzado en un mes, recoge para la UE metas mucho más positivas que las negociadas por Merkel para la frustrada coalición Jamaica con verdes y liberales, estos últimos cerrados en banda a cualquier cesión financiera para reformar la eurozona. Lógico, porque Schulz, exalcalde de Wuerselen (35.000 habitantes) y expresidente de la eurocámara, es un europeísta convencido y militante que apuesta por “Estados Unidos de Europa”, término inaugurado por el soñador Víctor Hugo. Es Schulz quien ha convencido a los suyos de que la alianza con París es básica ahora que “Macron nos ha marcado el camino”.

Pero hay que darse prisa, porque la ventana de oportunidad es estrecha. Se centra en el próximo semestre y en otoño de 2019 todo quedará parado. En medio, el riesgo del descarrilamiento italiano de las elecciones en marzo, el final de las negociaciones del Brexit un año después y, en mayo de 2019, las elecciones a la eurocámara que darán paso a una nueva comisión en otoño.

Si Merkel y Schulz logran la estabilidad de Alemania, los acuerdos franco-alemanes en defensa, seguridad o asilo podrán cerrarse con facilidad. Los enumerados para la zona euro, como el Fondo Monetario Europeo, serán más complejos y la letra pequeña será menos generosa, más tímida, a favor de Alemania.

Pero atentos al calendario. A las elecciones a la eurocámara. Macron cocina una receta para aplicar en Europa su fórmula nacional. Por encima de socialistas y conservadores, quiere una tercera vía para fundar la Europa del futuro, una operación En Marche! continental. Ya ha contactado con liberales belgas y daneses o con reformistas italianos. En España cuenta… con Albert Rivera. También el planeta España se alinea a su favor. Véase la última encuesta.

Más información