Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Miss America dimite por el escándalo de sus correos sexistas

Sam Haskell hacía comentarios degradantes sobre las concursantes del certamen. Otros dos directivos también renuncian.

Sam Haskell, presidente de Miss America, en un acto público de 2010.
Sam Haskell, presidente de Miss America, en un acto público de 2010. AFP

El presidente ejecutivo del famoso certamen de belleza Miss America, Sam Haskell, dimitió este sábado de a raíz de un escándalo por los comentarios degradantes contra concursantes que había hecho en correos electrónicos. Haskell ya había sido suspendido del cargo al conocerse dichos mails el pasado viernes y ahora ha decidido renunciar junto a otros dos directivos, John Randle y Lynn Weidner, según Associated Press.

Decenas de premiadas de este concurso firmaron una petición conjunta reclamando el cese de la directiva. Los correos, que fueron difundidos por el Huffington Post, recogen expresiones groseras sobre las concursantes, mofas sobre el aumento de peso de una de ellas o sobre la vida sexual de otra, a la que, además, llamó "pedazo de basura". Haskell calificó esos comentarios de "error" y resaltó: "Quien me conoce bien sabe que eso no es indicativo de mi carácter ni de mi visión del negocio".

Pero la bola era ya demasiado grande, muchas mujeres relacionadas con el certamen exigieron medidas. Por su parte, la empresa Dick Clark Productions, encargada de la retransmisión del concurso para televisión, indicó a la AFP que había concluido el contrato de difusión hace varios meses. "Nos horrorizó su contenido inaceptable e insistimos, en los más los términos más fuertes posibles, que la junta directiva de Miss America realice una investigación exhaustiva y tome las medidas adecuadas ante esta situación", indicó la firma en un comunicado enviado a la citada agencia.

Una de las asociaciones que reciben fondos recaudados por el concurso, The Children's Miracle Network Hospitals, advirtió de que estaba revisando su asociación con el concurso. El caso estalla en medio de un clamor general surgido en Estados Unidos contra el acoso a las mujeres y, por extensión, el trato machista, dentro de un movimiento nacido en octubre bajo el nombre de Me too.

Más información