Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ivanka desayuna a solas con Yellen

Es la primera vez que la presidenta de la Reserva Federal se reúne con un miembro de la primera familia

Ivanka Trump hablando con Gary Cohn, asesor económico del presidente
Ivanka Trump hablando con Gary Cohn, asesor económico del presidente AP

Ivanka Trump está en todas las salsas. Ocupa un asiento privilegiado en las reuniones que el presidente, su padre, celebra en la Casa Blanca con los líderes en el universo corporativo. Le cubre el hueco en las cumbres internacionales. Y el pasado verano hizo algo que las grandes figuras en el mundo de las finanzas tienen casi imposible: desayunar a solas con Janet Yellen, para muchos la mujer más poderosa del mundo.

El encuentro se produjo el pasado 17 de julio a primera hora de la mañana en Washington. Duró una hora. Así lo indica la agenda publicada por la Reserva Federal, el banco central de Estados Unidos y la autoridad monetaria más poderosa del planeta. Si se tira de la hemeroteca, la cita tuvo lugar una semana antes de que Donald Trump comentara que Janet Yellen hacía bien su trabajo.

Es normal que la persona que ocupa la presidencia de la Fed se reúna con altos funcionarios de la administración estadounidense. Lo hace dos veces al mes con el secretario del Tesoro para abordar cuestiones de política económica. Lo que causa sorpresa en tanto en Wall Street es que lo haga con un miembro de la Primera Familia que no sea el presidente y en un momento de gran tensión en Washington.

El mandato de Yellen vence a final de enero próximo. Trump cargó duro contra la presidenta de la Fed durante la campaña, hasta el punto de decir que la quería ver fuera del banco central porque con su política estaba haciendo un gran favor a los demócratas. En la conversación con el The Wall Street Journal, sin embargo, dejó claro que la economista estaba en la carrera por un segundo mandato.

El presidente debería descartarse este otoño. Ni la Reserva Federal ni la Casa Blanca dan detalles del encuentro. Pero aunque pueden parecer cara y cruz, las dos tienen un especial interés impulsar las políticas de empoderamiento de la mujer en la vida pública y privada. En mayo, Janet Yellen dedicó un discurso a la participación de la mujer en la economía, que Ivanka Trump citó en uno de sus tuits.

Un político diferente

Fue, de hecho, Ivanka Trump la que contacto con Janet Yellen, que le dobla en edad, tras leer el discurso que pronunció en la Universidad de Brown. La joven empresaria, de 35 años, publicó el pasado mayo un libro dedicado a la mujer en el mundo del trabajo. También ha mantenido encuentros con el presidente del Banco Mundial y el secretario general de las Naciones Unidas.

Janet Yellen evitó pronunciarse sobre si estaría interesada en un segundo mandato. Tradición manda que el nuevo presidente mantenga al elegido por su predecesor. Lo hizo Ronald Reagan con Paul Volcker, después Bill Clinton con Alan Greenspan y más recientemente Barack Obama con Ben Bernanke, aunque este último se lo pensó dos veces. Donald Trump es un animal político muy diferente.

La cita de Ivanka Trump y Janet Yellen se conoce a la semana de que el vicepresidente de la Fed, Stanley Fischer, anunciara que deja el cargo en un mes. Donald Trump tiene que cubrir, además, otras dos vacantes más en los puestos de gobernadores. Hasta ahora el nombre que más sonaba para la presidencia era el de Gary Cohn, su principal asesor económico. Pero ya no ocupa la cabeza en las quinielas.

Más información