Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una argentina celebra sus 15 años con el padre de la beba que le donó el corazón

El trasplante de Abril en 2004 fue único en el país y promovió la ley del “donante presunto”

Abril ingresa al salón de su fiesta e 15 años del brazo de Enrique, su "segundo papá"
Abril ingresa al salón de su fiesta e 15 años del brazo de Enrique, su "segundo papá" Telam

El 24 de enero de 2004, una beba llamada Abril Dispensa estuvo a punto de morir en Argentina. Un virus arruinó su corazón y sólo un trasplante podía salvarla. Cuando los médicos ya la daban por perdida, y todo el país se movilizaba por ella, Enrique Pereyra donó el corazón de Ayelén, su beba de 18 meses, muerta en un accidente junto a su madre. Abril ha cumplido 15 años con el corazón de Ayelén latiendo en su pecho. Y quiso celebrarlos con aquel hombre que hace 13 años decidió darle una nueva oportunidad, Enrique Pereyra, su “segundo papá”, como lo llama ella.

Si hay historias que hacen llorar de emoción esta es una de ellas. Está cargada de hitos, como un guión cinematográfico pensado con paciencia. Abril fue una causa nacional en 2004. Tanto que el presidente Néstor Kirchner promovió en su nombre una ley de “donante presunto”, esto es que todos los argentinos mayores de 18 años son potenciales donantes si no expresan lo contrario. Clínicamente, el de Abril también fue un caso único: el grupo sanguíneo de Ayelén no era compatible con el suyo y los médicos del Hospital Garrahan realizaron un trasplante cardíaco de “sangre cruzada” inédito en Argentina y apenas estudiado en el mundo.

Convertida ahora en una adolescente, su cumpleaños de 15, una celebración que es todo un acontecimiento entre las jóvenes argentinas, se convirtió en síntesis de todas las emociones posibles. Abril quiso homenajear al padre de Ayelén y por eso le pidió entrar con él tomado de su mano. La treta familiar para evitar una negativa de Enrique ante semejante honor fue avisarle a último momento. "Él no sabía nada, pero nosotros veníamos pensándolo hacía meses con Abril. Se lo propusimos 5 minutos antes de la fiesta, para que no pueda negarse. Yo estaba muy preocupado con que él estuviese incómodo. Nunca quiso hablar con los medios y había muchos en la fiesta. Me dijo 'ese es tu lugar' y yo le dije 'los dos somos los papás de Abril", contó a Clarín Sergio Dispenza, el padre de la cumpleañera.

Abril eligió para su entrada el tema Yellow, de Coldplay. Y como la noche fue completa, la adolescente recibió en medio de la celebración un saludo grabado de Chris Martin. Cómo llegó el músico a conocer a Abril tuvo que ver con los esfuerzos de los médicos del Garrahan para hacer feliz a uno de sus pacientes más emblemáticas. El cantante visitó años atrás el hospital y los doctores le avisaron a Abril que podía cruzarse con él si así lo deseaba.

Esos mismos médicos estuvieron también en el cumpleaños. En una mesa estuvo el subjefe del equipo del Garrahan, Gerardo Naiman, a cargo, en 2004, de la ablación y el traslado del corazón para Abril hacia Buenos Aires. Junto a él se sentó el “héroe” de la noche, el doctor Horacio Vogelfang, jefe del equipo de Trasplante Cardíaco que evitó el rechazo del nuevo órgano pese la diferencia del grupo sanguíneo.

La fiesta duró toda la noche y sobraron las lágrimas. El mensaje final fue evidente: donar órganos salva vidas. Y allí estuvo Abril para demostrarlo.

Más información