Cuba responde a Trump que su estrategia está “condenada al fracaso”

La Habana califica de "retórica hostil" el discurso del presidente de EE UU e invita al diálogo

Una casa en La Habana durante la emisión del discurso de Trump.Vídeo: AP / EPV

Cuba ha respondido al discurso en el que Donald Trump anunció este viernes en Miami su política hacia la isla. "Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o empleando métodos más sutiles, estará condenada al fracaso", dice la declaración. Pero al tiempo tiende la mano a Washington para no descarrilar la normalización bilateral: "[Cuba] reitera su voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo".

Para el Gobierno de Raúl Castro, la postura de Trump es "un retroceso en las relaciones entre los dos países". Las medidas para restringir los viajes a Cuba y los negocios de empresas de EE UU con las compañías militares cubanas tienen, lee el comunicado, "el pretendido objetivo de privarnos de ingresos". "El mandatario estadounidense justificó esta política con supuestas preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos en Cuba", se añade.

En la declaración Cuba subraya las virtudes del enfoque de Obama, que "había reconocido la independencia, la soberanía y la autodeterminación de Cuba y al Gobierno cubano como un interlocutor legítimo e igual, así como los beneficios que reportaría a ambos países y pueblos una relación de convivencia civilizada dentro de las grandes diferencias que existen entre los dos gobiernos. También admitía que el bloqueo era una política obsoleta y que debía ser eliminado".

Pero también critica, como hizo Fidel Castro después de la visita de Obama a la isla, su "carácter injerencista" y su "objetivo de hacer avanzar sus intereses en la consecución de cambios" en Cuba.

La Habana encuadra la postura de Trump en la ortodoxia del embargo y advierte de que "las medidas anunciadas imponen trabas adicionales a las muy restringidas oportunidades que el sector empresarial estadounidense tenía para comerciar e invertir en Cuba". Afirma que la mayoría de la opinion pública de EE UU y de los cubanoamericanos está a favor del fin del embargo y juzga que Trump estuvo "mal asesorado" por "una minoría extremista de origen cubano", en referencia al senador Marco Rubio y al congresista Mario Díaz-Balart.

Cuba, que sigue reprimiendo a los opositores, responde a Washington que "el pueblo cubano disfruta de derechos y libertades fundamentales" y afirma que Estados Unidos "no está en condiciones de darnos lecciones".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS