Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Todo Suecia, en Airbnb

El país pone a disposición de los clientes de la plataforma todas las tierras estatales

Bañistas en la isla sueca de Tjorn, en la costa oeste de Suecia.
Bañistas en la isla sueca de Tjorn, en la costa oeste de Suecia. Getty Images

Baños: donde sea; Camas: ilimitadas; Hora de entrada y salida: cuando sea; Tipo de cama: natural; Disponibilidad, 365 días al año. Además: las piscinas son infinitas, los animales son bienvenidos, hay terraza panorámica, y el aire acondicionado y la calefacción son “reales”. Es Holmhällar, en la isla sueca de Gotland, en el mar Báltico. El Gobierno de Suecia ha catalogado todos los terrenos públicos del país —unas 405.000 hectáreas— para promocionarlos en Airbnb al alcance de cualquiera. Y la oferta es tentadora: cero euros.

Suecia reconoce el Allemansrätten, el derecho a vagabundear

“En Suecia no hay Torre Eiffel. Tampoco cataratas del Niágara, ni Big Ben. En Suecia hay algo más: el Allemansrätten [el derecho a vagabundear]”, reza el lema del Gobierno escandinavo que invita a visitar el perfil del país en Airbnb, probablemente el más extenso y singular de todos los inmuebles anunciados en esta plataforma alrededor de los 191 países del mundo en los que funciona. En 2016 la compañía californiana registraba unos 100 millones de usuarios.

El Allemansrätten, un derecho protegido en la Constitución, concede al ciudadano la libertad de poder "dormir, caminar y comer" en cualquier área protegida del extenso y escasamente poblado país, explica el Gobierno. “No hay que pedir permiso para caminar por donde sea y coger champiñones o bayas. Pero a cambio hay que respetar la naturaleza”, explica Peder Curman, guía del Parque Nacional de Tyresta, en la página web de la oficina de Turismo. En 2016, Suecia encabezó la lista de toda la región nórdica en destino de turismo extranjero con casi 14 millones de visitantes, según Eurostat, la agencia de estadística de la Comisión Europea.

El crecimiento de la economía compartida es imparable y bien lo sabe Airbnb. La aplicación estadounidense y el Gobierno de Suecia han iniciado un acuerdo de colaboración por el que tierras, bosques, lagos, prados, descampados, islas, parques y montañas —quedan excluidas las zonas de cultivo y las propiedades privadas— estarán a disposición del usuario a tan solo un click.

Visit Sweden, la página web del Ministerio de Turismo del país, ha inventariado el país, en el que habitan 10 millones de personas. De momento, hay catalogadas nueve zonas, aunque la intención es promover el Allemansrätten entre la población sueca, tan aferrada a la naturaleza, y la extranjera, e ir ampliando zonas con recomendaciones de viajeros. Al igual que cualquier inmueble anunciado en la plataforma.

Síguenos en Twitter y en Flipboard