Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump condena el ataque racista que acabó con dos muertos en Portland

La cuenta oficial de la Presidencia califica de "inaceptable" el ataque xenófobo del viernes y reconoce que las víctimas "plantaron cara al odio y la intolerancia"

El asesinato de dos hombres en un tren de Portland cuando se levantaron a defender a dos jóvenes musulmanas ha conmocionado a Estados Unidos hasta convertirse en un símbolo de la lucha contra la intolerancia. El presidente, Donald Trump, reaccionó desde la cuenta oficial de Twitter la Presidencia para condenar las muertes, en un gesto que llega tres días después del suceso. Extrañamente, no lo hizo desde su cuenta personal, que sí utiliza para advertir de los peligros del terrorismo yihadista.

Ataque en Portland
Jeremy Joseph Christian, en una imagen de la oficina del sheriff. REUTERS

Los violentos ataques en Portland el viernes son inaceptables. Las víctimas estaban plantando cara al odio y la intolerancia. Nuestras oraciones están con ellos”, tuiteó la Presidencia. La reacción de Trump llega después de que el principal lobby musulmán de Estados Unidos le llamara la atención el domingo por no haberse pronunciado. El Consejo de Relaciones Islámico-Americanas ha denunciado varias veces un aumento de agresiones xenófobas contra musulmanes y ha responsabilizado de ello a Trump, por sus palabras y sus políticas, como el veto migratorio.

El suceso ocurrió a las 4.30 de la tarde del viernes, hora de Portland, Oregón. Un hombre en aparente estado de embriaguez o drogado empezó a insultar a dos jóvenes de apariencia musulmana. Una de ellas llevaba un hiyab según los testigos. Tres hombres se enfrentaron a él y defendieron a las jóvenes. Fueron apuñalados. Uno murió en el acto, otro en el hospital y el tercero está hospitalizado con heridas graves. El suceso se produjo en la tarde en que empezaba el Ramadán.

El atacante se llama Jeremy Joseph Christian, tiene 35 años y era un personaje conocido de la policía con antecedentes por robo, secuestro y armas ilegales. Su perfil de Facebook estaba lleno de referencias racistas y nazis. Christian participó en abril en una pequeña concentración a favor de Trump convocada por los grupúsculos más extremistas de la órbita de la derecha alternativa.

Christian se encuentra en prisión incondicional y comparecerá ante un juez el martes. La policía investiga los homicidios como un crimen de odio, lo que supone un agravante.

Una de las víctimas se llamaba Rick Best, tenía 53 años y trabajaba para el Ayuntamiento. Best era un veterano del Ejército y tenía tres hijos adolescentes y una hija de 12 años, según el diario local The Oregonian. El otro se llamaba Taliesin Myrddin Namkai-Meche y tenía 23 años. Se había licenciado en económicas el año pasado y trabajaba como consultor. Sus familiares publicaron emocionados mensajes en Facebook a las pocas horas del suceso confirmando su muerte.

Destinee Mangum, de 16 años, era una de las chicas a las que defendieron las víctimas. En un vídeo publicado en CNN, explica: “Nos dijo que nos volviéramos a Arabia Saudí. Que no deberíamos estar aquí y que nos volviéramos a nuestro país”. “Nos decía básicamente que no éramos nada y que deberíamos suicidarnos”, asegura Mangum. Dyjuana Hudson, su madre, publicó un vídeo en Facebook en el que daba las gracias a los hombres que defendieron a su hija y pedía privacidad.

Más información