Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia acusa a 18 estudiantes por la muerte de un amigo en un ritual de iniciación universitario

Tim Piazza, bajo la influencia del alcohol, cayó por unas escaleras y quedó inconsciente sin ser atendido por sus compañeros

Los padres de Tim Piazza junto a un rostro del joven fallecido.

Una noche de fiesta que acabó en tragedia. Eso ocurrió en la Universidad Estatal de Pensilvania cuando Tim Piazza, de 19 años, cayó por las escaleras y quedó inconsciente en una casa donde festejaba con amigos. Los compañeros restaron importancia a la situación y tardaron 12 horas en llamar a una ambulancia. Piazza murió y la semana pasada un juez acusó a 18 compañeros por homicidio involuntario, entre otros cargos.

Sucedió en febrero. La hermandad Beta Theta Pi celebraba esa noche su ritual de iniciación para los estudiantes que habían sido aceptados en el “club”. Este tipo de eventos, marcados por una voluminosa ingesta de alcohol, consiste en retar a los novatos a distintas pruebas para que éstos demuestren su compromiso con sus nuevos “hermanos”. En este caso, los estudiantes trazaron una gymkana que incluía tomar varios chupitos de vodka, acabar una cerveza sin parar o beber de “bolsas de vino”, además de otros retos similares.

Piazza, intoxicado por el consumo de alcohol, rodó más de cuatro metros por las escaleras de la vivienda mientras participaba en las pruebas. Según la investigación judicial del suceso, un mensaje de otro joven alertó a otros compañeros del accidente: “Tim Piazza podría ser un problema. Se ha caído por las escaleras con la cabeza por delante, necesitará ayuda”.

Entre varios tumbaron al estudiante, de segundo de universidad y jugador del equipo de fútbol americano, sobre un sofá. Inconsciente, Piazza tenía los ojos cerrados y el pecho golpeado. Los jóvenes vertieron líquido sobre su cara y trataron de despertarle sin éxito. Tras merodear por la casa toda la noche, los estudiantes no llamaron a una ambulancia para atender a Piazza hasta las 11 de la mañana del día siguiente.

El viernes pasado, una juez del distrito, acusó a ocho de los estudiantes de homicidio involuntario. Algunos de ellos podrían estar frente a un castigo en prisión. Los otros diez involucrados hacen frente a cargos más leves, como el suministro de alcohol a menores ya que en Estados Unidos está prohibido el consumo de alcohol a menores de 21 años. Las autoridades también acusaron a los jóvenes de ocultar evidencia durante la investigación.

El presidente de la universidad ha suspendido a la hermandad y ha endurecido las normativas para otros grupos similares, que forman una parte esencial de la vida social de jóvenes en universidades estadounidenses.

Más información