Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe González encabezará con José Mujica la verificación del acuerdo de paz en Colombia

Los expresidentes español y uruguayo supervisarán que el Gobierno y las FARC cumplan lo pactado

Proceso de paz Colombia
El expresidente del Gobierno, Felipe González, la semana pasada en Brasil. EFE

El expresidente español Felipe González encabezará junto al exmandatario uruguayo José Mujica la supervisión del órgano internacional de control de los acuerdos de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC, que según lo pactado deberían culminar a principios de junio. El Ejecutivo de Juan Manuel Santos y la primera guerrilla del país han informado este jueves del nombramiento a través de un comunicado conjunto,

“Se designarán como notables del Componente Internacional de Verificación al expresidente español Felipe González y al expresidente uruguayo José Alberto Mujica Cordano”, señalan las dos partes. El texto de los acuerdos establece que los “notables serán dos personas de representatividad internacional” propuestas por el Gobierno y por las FARC. Entre sus funciones se encuentra la de “realizar pronunciamientos e informes públicos en relación con los avances que se registren en la implementación de todos los acuerdos”. Ante “los puntos de discusión y controversia que adviertan dificultad en la implementación de los acuerdos”, González y Mujica tendrán que recomendar una solución.

La designación formal de los expresidentes se producirá el próximo jueves, 30 de marzo. Después, se integrarán en la Comisión de Impulso y Verificación a la Implementación (CSIVI) del proceso de paz como responsables de la observación internacional. El desarrollo de los acuerdos de paz está marcado por dificultades de carácter logístico: la lentitud en la construcción de las 26 zonas rurales donde los guerrilleros comenzarán su transición a la vida civil y los retrasos en la entrega de las 14.000 armas que todavía están en manos de la guerrilla. De momento, solo se han depositado 140, mientras Naciones Unidas ya ha habilitado los primeros contenedores para su recogida. Con todo, tanto el alto comisionado para la paz del Gobierno colombiano, Sergio Jaramillo, como Iván Márquez, número dos de las FARC, destacaron el pasado martes durante una visita a la vereda de Pondores, en el departamento de La Guajira, los avances registrados en las últimas semanas.

González y Mujica contarán con el apoyo técnico del Instituto Kroc de Estudios Internacionales de Paz de la Universidad de Notre Dame de Indiana (Estados Unidos). El próximo martes, día 28, se realizará la primera reunión de los equipos que acompañarán a los expresidentes en las tareas de verificación de los acuerdos. La supervisión de los expresidentes se sumará a la del llamado mecanismo de monitoreo del proceso, un órgano tripartito integrado por representantes del Estado, por las FARC y por la ONU.

El expresidente socialista ha mostrado su respaldo en repetidas ocasiones al acuerdo entre el Estado colombiano y la guerrilla. Antes de la celebración del referéndum que rechazó el primer texto y obligó al Gobierno de Santos a renegociar ese pacto, González destacó durante un acto celebrado en Bogotá la trascendencia del momento histórico que atraviesa el país y lo comparó con la caída del Muro de Berlín. "¿Se imaginan lo que Gabo estaría disfrutando un día como hoy?", se preguntó al recordar el deseo de Gabriel García Márquez. El exmandatario español defendió que la paz no es un logro de Santos "sino de todos los colombianos”.

El correcto desarrollo del proceso de paz es un asunto crucial no solo para la futura convivencia de los ciudadanos, sino también porque repercute en el debate político cotidiano. Colombia afronta en 2018 unas elecciones presidenciales y legislativas y los acuerdos con las FARC son uno de los elementos que determinan la confrontación entre el Ejecutivo y la oposición, dominada por la figura de Álvaro Uribe. El expresidente promoverá el 1 de abril una marcha contra Santos, convocada en varias ciudades del país, para dejar claro una vez más su rechazo frontal al pacto con la guerrilla.