Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado de EE UU aprueba la primera medida para derogar la reforma sanitaria de Obama

Por solo tres votos, la resolución abre el camino al desmantelamiento del 'Obamacare'

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan. Ampliar foto
El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan. AFP

Una votación pasada la una de la madrugada de este jueves sirvió a los líderes del Partido Republicano para poner en marcha el plan que desmantelará el reforma sanitaria del todavía presidente, Barack Obama. Con 51 votos a favor y 48 en contra, la resolución que representa solo el primer paso de un largo proceso, dio vía libre a varios comités del Congreso que serán los encargados de redactar la ley que reemplace al sistema conocido como Obamacare.

El Senado le ha dicho así al presidente electo, Donald Trump, que está listo para ayudarle a cumplir una de sus principales promesas electorales. Trump declaró este miércoles en rueda de prensa que “Obamacare es un problema de los demócratas y nosotros se lo vamos a solucionar, les estamos haciendo un favor tremendo”. Sin embargo, la ausencia de un plan específico para reemplazar el sistema de salud ha desatado las alarmas.

La Cámara de Representantes votará este viernes la medida impulsada por el Senado y, a pesar de que no deberá atravesar un proceso de debate muy intenso, varios congresistas republicanos han manifestado sus dudas sobre si apoyar este primer paso para desmontar el sistema de salud sin conocer antes cómo lo van a reemplazar.

Tras conocer el resultado de la votación, el presidente de la Cámara y líder republicano Paul Ryan, declaró en rueda de prensa que la ley ha entrado “en una espiral de muerte” y que su partido tiene “la obligación de actuar lo antes posible para prevenir que las cosas empeoren”. Ryan sigue sin embargo sin ofrecer una fecha concreta para la presentación de su plan de salud. “No vamos a poner un límite porque queremos acertar”, añadió.

La estrategia de los demócratas en estos últimos días ha sido responsabilizar a los republicanos del caos en el que puede verse inmerso el sistema de salud si se eliminan algunas partes de su estructura. Ante la falta de una ley que defina el nuevo funcionamiento, las aseguradoras, médicos, hospitales e instituciones médicas, así como los pacientes, pueden carecer de un marco legal claro en el que moverse.

En un movimiento dramático y aprovechando las reglas de votación, los demócratas obligaron a los republicanos a pronunciar su voto en alto haciendo referencia a provisiones como si apoyan retirar cobertura a mujeres por estar embarazadas. La votación, de más de siete horas, terminó en victoria para los republicanos, que ya tienen una resolución que pide a sus comités que preparen una ley antes del 27 de enero.

Trump podría tener su plan listo apenas una semana después de asumir la presidencia y revocar la mayor parte posible de Obamacare en febrero. A partir de ahí, el proyecto puede encontrar más obstáculos, ya que algunas partes esenciales del sistema y que tienen un gran impacto económico necesitan de una supermayoría en el Senado —60 votos, de los que los republicanos suman 52— para salir adelante. Los republicanos necesitarán el apoyo de los demócratas para desmantelar completamente una ley que está considerada como el mayor logro en el legado del presidente Obama.

Más información