Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Monte dei Paschi se arriesga ‘in extremis’ a conseguir financiación privada

El banco italiano toma esta medida tras el nombramiento de Paolo Gentiloni como primer ministro

El monumento a Sallustio Bandini delante de la sede del banco italiano Monte dei Paschi en Siena.
El monumento a Sallustio Bandini delante de la sede del banco italiano Monte dei Paschi en Siena. EFE

El Monte dei Paschi di Siena, el tercer banco más importante de Italia, decidió la noche del domingo arriesgarse in extremis a conseguir financiación privada en el mercado en un nuevo intento de evitar el rescate estatal. Dos son los motivos que animaron a tomar esta decisión al consejo de administración del banco, reunido durante más de seis horas la tarde del domingo. El primero de ellos es la confianza que suscita el nombramiento de Paolo Gentiloni, ministro de Exteriores en el gabinete de Matteo Renzi, como responsable para formar Gobierno después de la dimisión de Renzi. El segundo es que el Banco Central Europeo no le ha obligado a solicitar ayuda estatal.

Desde que el pasado mes de julio el Monte dei Paschi obtuviera la peor nota en los exámenes de resistencia de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), una ratio de capital negativo del -2,44%, pactó un plan estratégico con el Banco Central Europeo en el que está inmerso desde entonces. El plazo para conseguir los 5.000 millones de euros que necesita y anunciar una ampliación de capital —que debería completarse antes de fin de año— expiró este domingo, pero la entidad había solicitado una prórroga hasta el 20 de enero, a la cual afirma que no ha recibido una respuesta oficial. La agencia Reuters informaba el pasado viernes de que el BCE negaba más tiempo para lograr inversores privados, pero el Monte dei Paschi continuará buscando inversores privados hasta que el BCE lo permita.

“La Banca tiene la intención de reabrir el ejercicio de liability management —gestión de obligaciones— una vez obtenidas las autorizaciones necesarias, y poner en marcha un market book building —una estrategia para abrir la recepción de ofertas, conocer la intención de los interesados y determinar cuál es el precio que están dispuestos a pagar—tras verificar la disposición de los inversores que habían mostrado un interés manifiesto”, informaba el consejo de administración en un comunicado.

Para este ejercicio de aumento de capital, del tipo best effort (mejor esfuerzo, en castellano), que apoyan sus asesores JP Morgan y Mediabanca, nacerá un nuevo acuerdo que está todavía “en fase de negociación”, añade el comunicado. La intención del banco, según Il Corriere della Sera, es “tratar de evitar la alternativa más dolorosa, que es la recapitalización con el sacrificio de todos los tenedores de bonos”.

El Monte dei Paschi ha perdido un 80% de su valor en el último año y el peligro está en que gran parte de su deuda está en manos de 40.000 familias y pequeños ahorradores. Además, el riesgo de contagio al débil sistema bancario italiano es alto. Hasta ahora, en su agonizante intento de hacerse con los 5.000 millones de euros requeridos, ha logrado 1.000 millones. Para obtener el resto, la propuesta sería proponer convertir los bonos de los pequeños ahorradores en acciones y reunir así aproximadamente 2.000 millones de euros, aunque esta maniobra requerirá el visto bueno del supervisor Consob. Esperaría conseguir 1.000 millones de euros más del fondo soberano de Qatar, con el cual ha mantenido negociaciones desde hace meses, y los 1.000 millones restantes podrían proceder de fondos institucionales.

Este sería el último intento antes de solicitar ayuda estatal. El diario económico Il Sole 24 Ore plantea que el miércoles será el día en el que el BCE podría dar una respuesta oficial después de varias jornadas para estudiar la reacción del mercado. Si el Monte dei Paschi no logra la financiación necesaria de mano de privados, el periódico afirma que “está listo el decreto del Gobierno: diversas opciones por las cuales se podría desarrollar la ayuda estatal, por supuesto, dentro de las normas europeas”.

Más información