Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El viceministro de Seguridad Pública chino presidirá Interpol

Las organizaciones de derechos humanos consideran el nombramiento "extremadamente preocupante"

El viceministro de Seguridad Pública chino, Meng Hongwei, en la asamblea general de Interpol este jueves en Bali (Indonesia). Ampliar foto
El viceministro de Seguridad Pública chino, Meng Hongwei, en la asamblea general de Interpol este jueves en Bali (Indonesia). AP

El “número dos” de los servicios de seguridad interna chinos, Meng Hongwei, será el nuevo presidente de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), una iniciativa que ha suscitado las protestas de las organizaciones de derechos humanos, que alertan de la falta de transparencia del sistema legal chino y de la posibilidad de que Pekín pueda aprovechar esa posición de influencia para localizar a activistas y fugitivos en el extranjero.

Meng, de 63 años y viceministro de Seguridad Pública -un poderoso departamento que tiene a su cargo la Policía y los servicios de espionaje-, fue nombrado al frente de la red global de policía en la 85 Asamblea de esta organización, celebrada en Bali (Indonesia), según anunció Interpol en un comunicado. Como vicepresidente fue nombrado el ruso Aleksander Prokopchuk.

Durante su mandato de cuatro años, el viceministro chino estará al frente del Comité Ejecutivo de la red policial, encargado, según detalla Interpol, de “aportar consejos y dirección a la organización, y de supervisar el cumplimiento de las decisiones que tome la Asamblea General”. Es el primer ciudadano chino que ocupa este puesto, en el que reemplaza a la francesa Mireille Ballestrazzi.

El nombramiento “es extraordinariamente preocupante, dada la práctica de China, mantenida desde hace mucho tiempo, de utilizar Interpol para detener a disidentes y refugiados en el exterior”, ha apuntado en su cuenta de Twitter el director para Asia Oriental de Amnistía Internacional, Nicholas Bequelin.

“Hemos examinado casos en el pasado en los que parece que China ha abusado del sistema de Interpol para apuntar contra disidentes (de la minoría) uigur en particular que, por lo que sabemos, no han cometido ningún delito según los estándares internacionales”, ha explicado el investigador de Amnistía para China William Nee a la agencia Afp. “Es un precedente preocupante que puede usarse contra otros tipos de gente”.

La organización global de la Policía no tiene competencias para enviar agentes para que detengan a sospechosos en otros países, o para emitir órdenes de arresto. Sí puede emitir una alerta internacional de búsqueda de una persona.

En 2014 Interpol emitió un centenar de estas alertas para la búsqueda de ciudadanos chinos a los que su país requería como sospechosos de corrupción. De ellos, aproximadamente un tercio han sido extraditados.

El Gobierno que encabeza el presidente Xi Jinping se encuentra en el cuarto año de una larga campaña contra la corrupción, que incluye también la repatriación de ciudadanos sospechosos de este delito que hayan huido al extranjero. El Partido Comunista ha dejado claro que la campaña continuará a lo largo del próximo año, mientras el régimen se prepara para un relevo en algunos de los principales cargos de poder.

Los críticos del régimen apuntan que esa campaña, en la que ya han sido investigados cerca de un millón de funcionarios, se ha empleado para neutralizar a posibles adversarios políticos, incluido el antiguo ministro de Seguridad Pública Zhou Yongkang (2002-2007), que durante tres años fue superior directo de Meng y que el año pasado fue condenado a cadena perpetua por corrupción. El nuevo presidente de Interpol es viceministro de ese departamento desde 2004.

Las organizaciones de derechos humanos también critican la falta de transparencia del sistema y abusos como confesiones televisadas forzosas, desapariciones de disidentes o detenciones extrajudiciales de activistas.

En la Asamblea General, Meng afirmó que “encaramos algunos de los desafíos globales más serios a la seguridad pública desde la II Guerra Mundial”, según el comunicado de la organización. “Interpol, guiada por el mejor conjunto de principios y estrategias hasta ahora, ha logrado una contribución significativa para promover la cooperación policial internacional. Debe continuar su adhesión a estos principios y estrategias, al tiempo que innovamos nuestros mecanismos de trabajo, para adaptarnos a la cambiante situación de la seguridad que vemos hoy”.