Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El candidato prorruso se perfila como ganador en Moldavia

El socialista Dodón aboga por denunciar el Tratado de Asociación con la UE

Igor Dodón, el líder del Partido de los Socialistas de Moldavia, se perfilaba como ganador de las elecciones presidenciales celebradas este domingo en ese país neutral, donde compiten los intereses de Rusia y de Occidente. Dodón, que aboga por un acercamiento a Moscú y la denuncia del Tratado de Asociación con la Unión Europea, había obtenido el 48,99 % cuando se había contabilizado el 97% del escrutinio. En segundo lugar, con 37,7%, se situaba Maya Sandu, la candidata prooccidental con la que simpatizan políticos occidentales.

Igor Dodón, líder del PS moldavo, este domingo en Chisinau.

Si Dodón no supera el 50% de los votos al finalizar el recuento, se requerirá una segunda vuelta entre los dos finalistas. El político socialista fue viceprimer ministro responsable de economía siendo presidente del Estado el comunista Vladímir Voronin (2001-2009). Su triunfo confirma los sondeos, según los cuales los modelos económicos articulados en torno a Moscú resultan hoy más atractivos para el electorado moldavo que la integración europea.

En vísperas de las elecciones, Dodón reiteró su intención de proponer un referéndum para denunciar el Tratado de Asociación con Bruselas. Este tratado es el instrumento ofrecido por Bruselas a los participantes en la política de Asociación Oriental, que fue proclamada en 2009 para los países de la antigua Unión Soviética. Bruselas ha firmado acuerdos semejantes con Ucrania y Georgia. En el caso de Ucrania y Moldavia, Moscú reaccionó cerrando su mercado a las importaciones de esos países.

En las parlamentarias de 2014, el partido de Dodón hizo campaña con el lema “Moldavia puede ser más fuerte junto con Rusia” y el líder de los socialistas ha reiterado esta posición ante las presidenciales. Además de la denuncia del Tratado de Asociación, el programa del partido contempla el ingreso en la Unión Económica Euroasiática (Rusia, Bielorrusia y Kazajistán). Dodón ha dicho que quiere “sacudir el sistema” y conseguir elecciones parlamentarias anticipadas para obtener una mayoría parlamentaria que le permita realizar su programa. El presidente no tiene poderes para convocar él mismo un referéndum ni elecciones, pero sí puede propiciar ambas cosas. “En lo que se refiere a la asociación con Occidente y el Este, considero que lograré conversaciones trilaterales con Rusia y la Unión Europea para que nos abran el mercado ruso”, dijo.

Preguntado sobre Crimea, el territorio de Ucrania anexionado por Rusia en 2014, Dodón ha afirmado que esa península “pertenece de hecho a Rusia”, aunque “no ha sido formalizado jurídicamente”. En Moldavia sigue aún sin solucionarse el conflicto entre el territorio situado en la ribera derecha del Dniéster (parte de la antigua Besarabia de Rumania) y una zona en la ribera izquierda (el Transdniéster), poblada por una mayoría eslava (rusos y ucranianos). “De hecho considero que Crimea es rusa. Pero si reconocemos Crimea, ¿no llevará esto a que alguien pueda reconocer el Transdniéster? Esto es lo que me preocupa, que no nos pase lo mismo con el Transdniéster. Esto depende de la acción de la Federación Rusa”, señaló.

Durante la desintegración de la URSS, el Transdniéster rechazó la política de unión con Rumania propugnada por la élite moldava. El resultado fue una breve guerra con centenares de muertos en 1992 y la división del país en las dos zonas de distinta biografía histórica. Rusia mantiene un contingente militar en el Transdniéster (entre pacificadores y vigilantes de unos viejos arsenales soviéticos).