Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cerca del área 51 interesan más los ovnis que las elecciones

En el centro de Nevada, una aldea atrae a adeptos de la ufología, en plena región de los cowboys

Zona 51, en Nevada (EE UU).
Zona 51, en Nevada (EE UU).

En un país en el que una de cada dos personas (52%) cree en la existencia de vida extraterrestre inteligente, en la aldea donde se estudia la cuestión de los ovnis se toma muy en serio. A dos horas de Las Vegas, Rachel ("80 humanos, pero ¿cuántos extraterrestres?", como indica el cartel a la entrada del pueblo) es el centro neurálgico de los fenómenos vinculados a la ufología. El motivo es simple: no lejos de allí, cerca de la Extraterrestrial Highway, se encuentra el área 51, una base militar casi secreta, origen de las teorías más descabelladas.

Apoyado sobre el mostrador del único restaurante-motel en kilómetros a la redonda, Ed hace una mueca. "Me lo creeré cuando los vea", afirma este viejo cowboy. Justo al lado, un turista chino se emociona: "¡Acabo de ver uno, mirad!". En el modesto Diner los clientes compran camisetas de Roswell y multitud de muñecos verdes de plástico, mientras que las fotocopias amarillentas del supuesto extraterrestre decoran las paredes. Se hace difícil distinguir entre mito y realidad. Donald, el camarero, dice que ve y escucha fenómenos extraños.

Los dos hombres discuten de política sin mucha convicción. "Para votar hay que viajar 150 kilómetros; no pienso ir. No va a cambiarme la vida", explica Donald. "No estoy inscrito en las listas", responde Ed, veterano de Vietnam. "Pero si John Wayne se presentara seguro que votaría".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >