Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Delaware: paraíso fiscal a hora y media de la Casa Blanca

Trump y Clinton tienen diferentes empresas inscritas en este Estado donde la normativa permite a las sociedades manejar sus negocios con total discreción

Anclado entre la Cámara de Comercio y bloques de apartamentos residenciales se alza este pequeño inmueble de ladrillo naranja, extendiéndose a lo largo de una tranquila callejuela que va a parar al río, al Norte de Wilminton. Es el 1206 de North Orange Street, una dirección frecuentada por las mayores empresas del mundo entero: Coca-Cola, Apple, American Airlines, Bank of America o, incluso, Google.

Pero Delaware acoge asimismo las actividades comerciales de grandes personalidades, empezando por los dos candidatos que concurrirán a las elecciones del próximo noviembre. Tan solo ocho días después de su dimisión como Secretaria de Estado, Hillary Clinton registraba una empresa bajo el nombre de “ZFS Holdings LLC” en el 1206 de North Orange Street para administrar los ingresos de su libro y de sus charlas. Pero Donald Trump no se queda atrás, con 378 empresas inscritas en Delaware.

Poseer una empresa con sede en Delaware no tiene nada de ilegal. Sin embargo, el hecho de que el próximo presidente de los Estados Unidos posea una sociedad inscrita en Delaware da que pensar que la situación está lejos de cambiar en lo que se refiere a la opacidad extrema en torno a las sociedades limitadas o Limited Liability Company (LLC). “Los propietarios de estas empresas deben poder ser identificados”, comenta el diputado por el Estado de Delaware John Kowalko. “La normativa actual permite cualquier tipo de contrabando, desde la evasión fiscal al blanqueo de capitales, pasando por la financiación del terrorismo ".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información