Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Católicos y musulmanes unidos contra el terrorismo

Cientos de fieles de confesión islámica acuden a misas en Francia e Italia para manifestar su rechazo al terrorismo tras el asesinato de un cura francés por dos yihadistas

Un religioso católico saluda a fieles musulmanes que han acudido a la misa en una iglesia de Niza este domingo.

Un centenar de fieles musulmanes asistieron este domingo a la misa dominical de la Catedral de Rouen, en la que se rindió un sentido homenaje al padre Jacques Hamel, degollado por los terroristas islamistas el pasado martes en la cercana localidad normanda de Saint-Etienne-du-Rouvray. Una imagen que se repitió en misas celebradas en templos de toda Francia. Los ciudadanos musulmanes respondían así llamamiento inédito del Consejo Francés del Culto Musulmán a acudir a las iglesias de Francia para trasladar su “solidaridad y compasión” tras el último atentado y para mostrar un frente común de rechazo al terrorismo. A la iglesia de Notre Dame de la capital acudió el rector de la Gran Mezquita de París, Dalil Boubakeur. También en Italia, pequeñas delegaciones de imanes y decenas de musulmanes fueron a escuchar misa en distintas iglesias el país, en una iniciativa similar a la francesa. 

Detenido e imputado el primo de uno de los yihadistas de Normandía

AGENCIAS, París

Un primo de Abdel-Malik Nabil Petitjean, uno de los dos hombres que atentaron el pasado martes en una iglesia en Normandía, ha ingresado en prisión preventiva, ha informado la Fiscalía de París este domingo.

El arrestado, identificado como Farid K., de 30 años y nacido en Nacy —este de Francia—, está imputado por asociación terrorista con el fin de perpetrar un crimen, ha afirmado la oficina del fiscal. El sospechoso "estaba plenamente al corriente (…) de la inminencia de la acción violenta de su primo", aunque podía ignorar el detalle del lugar y la fecha del atentado, escribió la Fiscalía antes de conocerse su imputación.

Otro individuo, Jean-Philippe Seteven J., de 20 años, también está siendo formalmente investigado por intentar viajar a Siria con Petitjean el pasado mes de junio, y se ha dictado igualmente prisión preventiva en su contra. 

“Acogemos de forma particular esta mañana a nuestros amigos musulmanes”, indicó el arzobispo de Rouen, Dominique Lebrun, al inicio de la misa celebrada “por la paz, en memoria del padre Hamel”, la ceremonia más simbólica. “Han querido visitarnos esta mañana, os doy gracias en nombre de todos los cristianos. Con esta acción afirmáis que os oponéis a las muertes y la violencia en nombre de Dios”, añadió. “Frente a la muerte horrible e injusta de un sacerdote, nuestras comunidades religiosas se reúnen. Es la esperanza que está marcha”, concluyó, en una catedral repleta y vigilada por un importante dispositivo de seguridad. El sábado también se congregaron representantes católicos y musulmanes en diversos homenajes, como el celebrado en la segunda iglesia de Saint-Etienne-de-Rouvray.

“Hemos venido para mostrar a la comunidad católica que estamos aquí con ellos, estamos todos unidos y no podemos dejar que esos bárbaros nos dividan”, explicó una joven con velo a la televisión local a la salida de la misa de la Catedral de Rouen. “Me alegro de ver que los imanes y los fieles han respondido al llamamiento del Consejo Francés del Culto Musulmán”, dijo por su parte Mohamed Karabila, encargado de la mezquita de Saint-Etienne-du-Rouvray, quien ya había manifestado tras el atentado su conmoción por el asesinato de su “amigo” el padre Jacques Hamel. “La sangre derramada será el cimiento que una a nuestras dos comunidades”, añadió.

El iman Sami Salem durante la misa del domingo en la Iglesia de Santa María en Trastevere en Roma. ampliar foto
El iman Sami Salem durante la misa del domingo en la Iglesia de Santa María en Trastevere en Roma. AFP

Coincidiendo con esta jornada de unión, el primer ministro, Manuel Valls, publicaba una tribuna en el diario Le Journal du Dimanche en la que llama a “reconstruir el Islam de Francia” y trabajar por “un verdadero pacto” con la segunda religión del país. “Nuestro país debe demostrar al mundo entero que el Islam es compatible con la democracia”, escribe. Para deshacerse del “veneno” del radicalismo, será necesaria una acción “masiva y potente” de todos, en primer lugar de los musulmanes, a los que llama a “actuar en sus familias, en sus barrios”. “Si el islam no ayuda a la República a luchar contra quienes ponen en peligro las libertades públicas, será cada vez más difícil para la República garantizar el libre ejercicio del culto”, alerta.

En línea con lo avanzado en su entrevista la víspera al diario Le Monde, Valls defiende que los imanes sean formados dentro del país. “Francia debe convertirse en un polo de excelencia europeo en la enseñanza de la teología musulmana”, avanza. Si bien el Estado no puede inmiscuirse en esta tarea, puede ayudar en la apertura de centros de enseñanza, señala.

El primer ministro lanza también pistas en torno a la cuestión “central” de la financiación de las mezquitas. Ya había anunciado su intención de prohibir “por un tiempo” las donaciones procedentes del extranjero en este asunto. Valls ahonda en esta idea, apuntado a la “contradicción” que se vive en Francia: “la laicidad nos exige no subvencionar la construcción de mezquitas, pero dejamos a otros” que lo hagan. “Hay que construir una capacidad de financiación francesa”, añade. Por último avisa que “se cerrarán los lugares de culto que albergan a quienes enseñan el odio y hacen la apología de la violencia, y si los predicadores son extranjeros, serán expulsados”.

Más información