Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un centenar de presos aprovecha el caos del terremoto para fugarse

Las autoridades ya han recapturado a 30 de ellos y otros han vuelto por su voluntad

Una imagen de la destrucción en Manta, Manabí (Ecuador).
Una imagen de la destrucción en Manta, Manabí (Ecuador). AFP

El panorama en Manabí, la provincia de Ecuador más afectada por el fuerte terremoto del sábado por la noche, está tan devastado que hasta algunos de los presos que se fugaron de una cárcel han decidido volver al centro penitenciario por su propia voluntad.

La ministra de Justicia, Ledy Zúnñiga, ha confirmado que alrededor de 100 personas privadas de la libertad se dieron a la fuga del Centro de Rehabilitación Social —como se llama a las cárceles estatales— El Rodeo, aprovechando los daños que provocó el seísmo en la infraestructura de la penitenciaria. Las autoridades están comprobando aún la identidad de los prófugos.

La prisión se encuentra en la ciudad de Portoviejo, una de las más afectadas de la provincia de Manabí, región en la que hay ciudades enteras derruidas y donde, según el último reporte oficial, murieron más de 200 personas —de las 238 ya confirmadas— como consecuencia del movimiento de placas tectónicas de 7,8 en la escala de Richter.

Los reos aprovecharon que anoche se cayeron parte de las paredes internas del centro penitenciario y del muro perimetral que separa a los privados de libertad del mundo exterior para escapar. Según Zúñiga, al menos 30 de ellos ya han sido recapturados por las autoridades y, entre ellos, algunos decidieron volver a la prisión por su propia voluntad.

La comunicación por carretera con Portoviejo ha estado interrumpida durante toda la noche y la zona es inaccesible debido al colapso de las carreteras. Los autobuses interprovinciales que conectan con Guayaquil, la principal ciudad de la zona costera de Ecuador y segunda del país, después de la capital Quito, llegan solo hasta los exteriores de la capital manabita. Los derrumbes y daños en la ciudad no permiten el acceso y ha complicado todo el día las tareas de rescate.

La ministra de Justicia también ha informado de que no se han repetido casos de fuga en otras cárceles del país, pese a los daños en la infraestructura. Tampoco hay fallecidos entre los privados de libertad ni heridos graves. Una mujer sufrió una fractura en un brazo en el CRS de El Rodeo, donde se produjo el escape. Por precaución, se han suspendido las actividades en las cárceles y las visitas de familiares o amigos del exterior.

Más información