_
_
_
_
_

Dilma Rousseff es acusada de recibir donaciones ilegales

Un ejecutivo dice que el PT se benefició de 2,7 millones para las elecciones de 2014

La presidenta de Brasil Dilma RousseffFoto: reuters_live

Un ejecutivo acusa a la presidenta Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT) de recibir donaciones irregulares por valor de 10 millones de reales (aproximadamente 2,7 millones de dólares) en su campaña para la reelección de 2014. Se trata de una supuesta confesión, divulgada el jueves en el periódico Folha de S. Paulo, de Otávio Marques de Azevedo, expresidente de la constructora Andrade Gutierrez. Azevedo llegó en febrero a un acuerdo con la justicia para revelar informaciones a cambio de ventajas judiciales con los investigadores del caso Petrobras, un sistema que se ha vuelto muy habitual en estas investigaciones.

De acuerdo con la confesión, que aún no ha sido homologada por la justicia, de los 20 millones de reales (5,4 millones de dólares) donados a la campaña de Rousseff en 2014, la mitad venía de sobrefacturar obras en Petrobras y en el sector eléctrico. Andrade Gutierrez es la segunda mayor constructora de Brasil, solo detrás de Odebrecht, también implicada en la operación Lava Jato.

El PT siempre ha alegado que las donaciones de las elecciones de 2014 fueron declaradas a la justicia electoral. La supuesta confesión de Azevedo —que aún no ha sido divulgada por completo— reaviva el debate sobre la publicación de confesiones de implicados en el caso Petrobras, que generalmente afectan al gobernante PT y sus aliados.

El PT no es el único beneficiado de estas supuestas donaciones de Andrade Gutierrez. En 2014 la empresa donó 24,1 millones de reales (6,5 millones de dólares) al Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), de Aécio Nieves, candidato derrotado por Rousseff en los últimos comicios. Otros opositores, el Partido Socialista Brasileño (PSB) y Demócratas, recibieron 2,5 millones (677.000 dólares) y 1,3 millones (352.000), respectivamente. El Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del vicepresidente Michel Temer —que acaba de desembarcar del Gobierno tras ser el último gran aliado de Rousseff— obtuvo 11,4 millones de reales (tres millones de dólares). Azevedo y otros 11 ejecutivos de Andrade Gutierrez han declarado en el marco de la operación Lava Jato. Algunos han asegurado que pagaron sobornos para conseguir obras de estadios del Mundial de fútbol de 2014.

La confesión de Azevedo echa más leña al fuego del Tribunal Superior Electoral de Brasil, que estudia si la presidenta y el vicepresidente cometieron irregularidades en sus campañas de 2014 y deben ser destituidos. Este sistema es lento (durará más o menos un año, previsiblemente) y acabaría con el mandato de Rousseff y de Temer. Por otra parte, el Congreso brasileño analiza estos días si destituir a Rousseff por maniobras fiscales en su Gobierno, un proceso mucho más rápido (puede acabar este mes) pero que le daría el poder a Michel Temer.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Gil Alessi

Reportero de la edición brasileña de EL PAÍS desde 2014. Escribe sobre seguridad pública, medio ambiente y política. Es licenciado en Periodismo por la PUC de São Paulo y en Ciencias Sociales por la Universidad de São Paulo. Anteriormente trabajó en el portal ‘UOL’, TV Bandeirantes y TV Cultura.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_