Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenada por matar a su agresor

Un juez condena a una mexicana de 60 años a 25 de cárcel por el asesinato del hombre que la maltrataba

Reyna Gómez, condenada por matar a su agresor
Reyna Gómez, condenada por matar a su agresor

Un asesinato ha dividido en dos mitades Chetumal, una plácida ciudad mexicana de mar y casas de madera que hace frontera con Belice. La empleada del hogar Reyna Gómez, de 60 años, ha sido condenada a 25 de prisión por el asesinato de su pareja, un alcohólico que la maltrataba desde que se fueron a vivir juntos. El fantasma de la violencia de género vuelve a hacerse presente en el sur de México.

El asesinato se produjo en julio de 2015. Reyna Gómez testificó que esa noche vio llegar ebrio a quien era su novio, un hombre al que acusó de maltratarla y golpearla con asiduidad. La mujer le clavó un cuchillo en el pecho tras un forcejeo. Ella mismo avisó a la ambulancia y a la policía pero era demasiado tarde, la herida era mortal. Al día siguiente un periódico amarillista tituló: "Parranda lo manda a la tumba".

La defensa de la mujer argumentó en el juicio, celebrado en marzo, que en realidad ella era una víctima que cometió el crimen ante el estrés que le suponía enfrentarse a diario a maltratos. El juez así lo reconoció en la sentencia. Los vecinos de la trabajadora de la limpieza, que vivía con dos hijos, uno de ellos ciego, testificaron a su favor. Varias organizaciones de mujeres se movilizaron para tratar de que fuera absuelta en el juicio pero no lo lograron. El juez le impuso esa condena de 25 años, ratificada esta semana, al considerar que justo ese día su vida no corría peligro. 

El trato que las autoridades dispensaron a la detenida fue denigrante, algo nada inusual en México. La tuvieron retenida e incomunicada durante varios días, sin acceso a un abogado y a sus familiares, y para obtener su confesión ella demostró por las contusiones que había sido torturada. La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo, después de estudiar el caso, concluyó que Reyna Gómez fue detenida arbitrariamente y después recibió un trato "cruel y degradante". El Chetumal que no la apoya considera que cometió un crimen que debe ser castigado.  

La mujer, que se encuentra en prisión, está recibiendo el apoyo de organizaciones feministas. Argentina Casanova, coordinadora del Observatorio de violencia social y de género en Campeche, argumenta que el caso nunca fue investigado con "perspectiva de género". "El problema es que las y los operadores de justicia tienen visiones inquisidoras en los delitos cometidos por mujeres, por lo que a su juicio no es necesario aplicar la perspectiva de género cuando se trata de delitos cometidos por mujeres, pues sostienen que el hombre y la mujer son iguales ante la ley y eso prevalece", argumenta Casanova vía email. 

El caso de Reyna Gómez recuerda, en algunos aspectos, al de Yakiri, una muchacha de 20 años que mató a uno de sus violadores en la Ciudad de México. La joven estuvo un tiempo en prisión pero la sociedad civil y las organizaciones de derechos humanos se volcaron en su caso y lograron que fuera liberada. El juez entendió que había actuado en legítima defensa. Chetumal, en cambio, está en un rinconcito de México, más cerca de uno de los países más pequeños del mundo que de las ciudades más importantes de su país, alejado de la toma de decisiones del poder y el ruido mediático. Allí sigue encarcelada una señora de la limpieza llamada Reyna Gómez.