Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OCDE acusa a Panamá de ser un gran obstáculo mundial en la lucha por la transparencia

Siete de los ocho mayores bancos alemanes tenían sociedades pantalla en el país centroamericano

Distrito financiero de la ciudad de Panamá. CARLOS JASSO REUTERS Quality

La OCDE acusa a Panamá de ser la gran rémora en el camino para lograr una mayor transparencia en las finanzas mundiales y acabar con los paraísos fiscales. “En los últimos años hemos vivido una auténtica revolución en el intercambio de información financiera. Panamá es aún uno de los cinco o seis lugares en el mundo que han quedado fuera de este proceso”, aseguró este martes en Berlín Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

Gurría —que por la tarde se verá con la canciller alemana, Angela Merkel, y la directora gerente del FMI, Christine Lagarde— comparecía para presentar el informe que su organismo ha elaborado sobre la economía alemana. Pero el escándalo de los papeles de Panamá le sirvió para reivindicar el trabajo que su organismo ha hecho en los últimos años y para señalar al país centroamericano como el último de la clase o, según sus palabras, ”el último gran resistente que aún continúa aceptando fondos offshore, que se ocultan a las autoridades fiscales nacionales”.

La OCDE considera que el escándalo destapado por una filtración al periódico alemán Süddeutsche Zeitung servirá para obligar a las autoridades panameñas a intercambiar información; y esto será así, dijo Gurría, porque la presión de sus socios comerciales y financieros y de los Gobiernos de los países del G-20 será enorme. “El nivel de tolerancia ante estas prácticas es hoy mínimo. No solo por motivos morales o éticos, sino también por presión política”, aseguró.

“Las consecuencias del fracaso de Panamá en el cumplimiento de la normativa internacional sobre transparencia están ahora a la vista de todos. Panamá tiene que poner su casa en orden y cumplir inmediatamente esa normativa”, señala el organismo en un comunicado. La OCDE destaca los éxitos logrados en los últimos años, como que 132 administraciones del mundo se hayan comprometido a facilitar información financiera cuando esta sea solicitada. De estas, 96 aplicarán en el plazo de dos años un sistema automático de intercambio de información que pretende acabar con la opacidad en los activos financieros. 

El escándalo de los papeles de Panamá afecta de lleno a la banca alemana. Según el Süddeutsche Zeitung, 28 entidades financieras del país han usado en los últimos años los servicios del despacho de abogados Mossack Fonseca que gestionaba estas operaciones opacas. En total, los bancos alemanes —entre ellos, siete de los ocho grandes— abrieron en torno a 1.200 sociedades pantallas. Tan solo el Deutsche Bank dispuso de 426 hasta el año 2007. El escándalo también salpica a otras grandes empresas alemanes, como Siemens.

“Aunque les sorprenda. [Estas revelaciones] nos sirven de ayuda. Aumentan la presión para corregir estas situaciones irregulares”, aseguró el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble. La Hacienda alemana calcula que con este sistema pierde entre 50.000 y 100.000 millones de euros cada año.

Más información