Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caracas frena las misiones de observación independientes

Unasur es el único organismo autorizado por Venezuela para desarrollar una misión de acompañamiento

Una pinta en una calle de Caracas.
Una pinta en una calle de Caracas. AP

Desde el pasado 17 de noviembre, la misión electoral de la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) inició actividades en Venezuela de cara a las elecciones legislativa de mañana. La misión cuenta con el expresidente dominicano Leonel Fernández como representante especial y con el boliviano José Luis Exeni, expresidente de la Corte Electoral en su país, quien actúa como director técnico. En total son alrededor de 40 personas que estarán siguiendo los comicios en distintos lugares del país.

La Unasur es el único organismo internacional autorizado por el Gobierno venezolano para desarrollar una misión de acompañamiento. Su labor es distinta a la de “observación” que pedía realizar la Organización de Estados Americanos o la Unión Europea, que no recibieron autorización. El Gobierno considera, desde hace varios años, que la observación electoral de estas entidades y otras como el Centro Carter, que participaron en misiones anteriores e hicieron informes críticos sobre las condiciones en las que se desarrollaron los comicios, violan la soberanía.

De ahí que la oposición tenga reservas sobre el papel que va a jugar la misión de Unasur, cuyo objetivo es “presenciar el proceso electoral, dentro de un marco de respeto, la solidaridad y cooperación”. La misión está financiada con aportes de los países miembros y por el Estado venezolano. Sus delegados no podrán hacer declaraciones ni “valoraciones subjetivas” a los medios de comunicación durante el desarrollo de la misión. En cualquier momento, el Gobierno puede quitarle la credencial al acompañante si considera que su conducta ha violentado las normas de comportamiento acordadas.

Dentro de los países miembros del organismo multilateral también hay reservas sobre el papel que cumplirá la misión. El Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil decidió no participar al ser rechazada la propuesta de que el exministro de Defensa y de Justicia y expresidente de la Corte Suprema, Nelson Jobim, liderara la misión y al considerar que no había condiciones para realizar una “observación objetiva e imparcial”.

Además de la presencia de la Unasur, hay varios expresidentes en el país en calidad de acompañantes. El Consejo Nacional Electoral ha invitado al español José Luis Rodríguez Zapatero, al panameño Martín Torrijos y al exministro y senador colombiano Horacio Serpa. Por su parte, la Mesa de la Unidad, que aglutina a los partidos de oposición, invitó a los expresidentes Mireya Moscoso, de Panamá; Andrés Pastrana, de Colombia; Jorge Tuto Quiroga, de Bolivia; Luis Alberto Lacalle, de Uruguay, y Laura Chinchilla, de Costa Rica. Todos ellos llegaron ayer a Caracas.

Pastrana y Quiroga ya han visitado anteriormente Venezuela para solidarizarse con la familia de Leopoldo López, el líder opositor preso desde hace casi dos años. En una de sus visitas a Venezuela trataron de visitarlo en la cárcel de Ramo Verde, pero las autoridades les negaron el permiso.